TecnoXplora » Móviles

TENDRÁS UN MÓVIL POR PIEZAS, PARECIDO A UN LEGO

¿Qué son los smartphones modulares y por qué narices querría comprarme uno?

Los primeros prototipos del proyecto ARA ya están casi listos, así que Motorola y Google podrían mostrar al mundo en cualquier momento el primer móvil modular. ¿Qué es eso? Pues un teléfono por piezas, en el que tú eliges el procesador, la RAM, la cámara, la batería... Casi un terminal a la carta.

¿Te imaginas construyéndote tu propio teléfono?

TecnoXplora ¿Te imaginas construyéndote tu propio teléfono?

Publicidad

David G. Ortiz | @gomezortiz | Madrid
| 12.12.2013 09:09

Hace unos meses, el diseñador holandés Dave Hakkens sorprendió a propios y extraños con lo que parecía poco más que un curioso experimento: un móvil de los que se han bautizado como modulares, similar a un Lego, que se va construyendo a partir de diferentes bloques: una pieza para la cámara, otra para la batería, otra para el procesador... Con PhoneBlocks, que así se llamaba, cada usuario podría elegir los componentes que mejor se ajusten a sus necesidades.

La noticia levantó un gran revuelo y capturó la atención de numerosos medios de comunicación, aunque pocos le dieron más valor que el de una simple anécdota. Todo el mundo quedó fascinado con una propuesta que era casi de ciencia ficción, aunque no se aleja mucho de lo que algunos llevan años haciendo con los ordenadores, que se pueden comprar por piezas. Aquello era un teléfono totalmente personalizable.

Nadie se lo terminaba de creer, pero la idea estaba cobrando tanta fuerza en redes sociales que un gigante de la talla de Google se acabó interesando por ella. Resulta que Motorola, desde hace tiempo en manos de la 'gran G', estaba trabajando en algo parecido, así que decidieron sumar fuerzas con Hakkens. Así nació el proyecto ARA, que cada vez está más cerca de convertirse en realidad. Por supuesto, ya nadie piensa que es una utopía.

Resulta que los padres de la telefonía móvil llevaban todo un año persiguiendo este supuesto proyecto. Básicamente, querían hacer con el 'hardware' lo que Google ya había hecho con el 'software' gracias al sistema operativo Android: “Crear un vibrante ecosistema de desarrolladores, reducir las barreras de entrada, aumentar el ritmo de la innovación y comprimir sustancialmente los plazos de desarrollo”. La definitiva democratización de los terminales móviles, por dentro y por fuera, cediendo al usuario el poder de decisión que nunca se le debería haber negado.

En realidad esta jugada se veía venir. Cuando el Moto X todavía era un secreto a voces, los rumores apuntaban hacia una personalización bastante similar a la de los 'smartphones' modulares. Se esperaba que pudiéramos decidir sobre la RAM, sobre la cámara, el material de la carcasa... Pero al final solo nos dieron la oportunidad de elegir el color a través de Moto Maker, la tienda virtual donde previsiblemente definiremos también la configuración inicial de nuestros futuros dispositivos modulares.

Después, todo dependerá de nosotros. El concepto de móvil modular de Motorola (ahora en colaboración con PhoneBlocks) es muy sencillo: una pieza central denominada “endoesqueleto” con una placa a la que se van acoplando los diferentes módulos. ¿Que se nos queda corta la RAM? Pues sustituimos ese módulo. ¿Que la batería dura poco? La cambiamos por otra o añadimos una segunda para incrementar la autonomía del terminal. ¿Que se ha cascado la pantalla? No hay problema, le ponemos una nueva.

width=

En principio, todo son ventajas. Además, Motorola ha llegado a un acuerdo con la empresa 3D Systems para imprimir los módulos en 3D (y así abaratar costes). ¿Y quién tendremos que comprarle esos módulos?, te estarás preguntando. Pues potencialmente a cualquiera, porque el proyecto ARA tiene como filosofía el 'hardware' libre. Los desarrolladores interesados tendrán acceso a un Module Developer's Kit (Kit para Desarrolladores de Módulos) que les permitirá fabricar sus propias piezas para ese Lego que en definitiva es un 'smartphone' modular.

Un teléfono distinto para cada situación

Ya el mero hecho de poder seleccionar qué piezas queremos que incluya nuestro terminal al salir de la fábrica y poder reemplazarlas si se rompen o se quedan viejas suena a auténtica gloria, pero es que la cosa no se queda ahí. En realidad, gracias a su diseño modular, puedes tener un móvil diferente para cada momento del día. Para el trabajo, sin cámara y con mucha batería. Para los viajes, puro multimedia. Para disfrutar de un videojuego, potencia al máximo. Para salir de fiesta, con lo menos posible (por si nos lo roban). Tan sencillo como quitar y poner módulos.

Además, aquello de la obsolescencia programada no va con los modulares. Lo de comprarse un móvil cada dos años porque anda lento se acabó: le cambias el procesador y listo. No tendrás que volver a pasar por caja. Casi todos los componentes serán intercambiables e incluso podrán imprimirse en 3D. ¿Te imaginas el favor que le hace esto al medio ambiente?

Porque precisamente uno de los mayores y más silenciosos problemas de la tecnología es la llamada 'e-basura' o residuos electrónicos. El Tercer Mundo está plagado de vertederos tóxicos donde van a parar los móviles que el Primer Mundo ya no necesita. Cierto es que cada vez existen más programas de reciclaje, pero todavía no es la práctica común y en lugares como China hay pueblos enteros, como HP Laserjet Town, que reciben el nombre de su residuo más frecuente. Una auténtica lacra que los 'smartphones' modulares, mucho más sostenibles que los actuales teléfonos 'de usar y tirar', pueden ayudar a combatir.

No todo son ventajas

Por supuesto, no es oro todo lo que reluce. Los modulares también tienen sus inconvenientes. Por ejemplo, va a ser difícil que Motorola pueda competir con los demás gigantes de la industria en la guerra por la delgadez y la ligereza de los dispositivos. Un teléfono modular probablemente será grueso y pesado.

Y eso por no hablar de las incompatibilidades que puedan surgir entre el 'hardware' no oficial (de pequeños fabricantes independientes) y ciertas aplicaciones propietarias de terceros. ¿Y si Angry Birds no es compatible con la gráfica que le hemos puesto al móvil? Tendremos que acostumbrarnos a mirar las especificaciones del 'software', como hemos hecho siempre con el ordenador.

¿Y qué pasa con la fragmentación? Si ya Android con sus múltiples versiones y un ecosistema de fabricantes que no actualizan a la par tiene este problema, ¿cómo pretende Google mantener la homogeneidad en un mundo de 'smartphones' a la carta? A lo mejor es un auténtico caos o a lo mejor solo es cuestión de acostumbrarse, pero desde luego no se lograrán fácilmente los mismos resultados que en un iPhone, donde sistema operativo y componentes físicos están perfectamente integrados. ¿Punto para Apple?

La competencia también se mueve

Google y Motorola no son las únicas compañías que han decidido apostar por los móviles modulares. Los gigantes asiáticos también se han abalanzado sobre este nuevo concepto de terminal, como en el caso de la china ZTE, que ya está dando sus primeros pasos con el modelo Eco-Mobius.

width=

También Xiaomi, a través de su consejero delegado, ha dejado caer que anda trabajando en un futuro 'smartphone' modular llamado Magic Cube. Lei Jun compartió un par de imágenes en su perfil de Weibo, el Twitter chino, que nos dejan ver por donde irán los tiros. Lo que pasa es que, misteriosamente, esas imágenes desaparecieron al poco tiempo de la circulación, eso sí, dejando tiempo de sobra para que muchos avispados las replicaran. ¿Una filtración poco sutil?

width=

¿Éxito o fracaso? No lo sabemos. Lo que está claro es que los teléfonos modulares ya no son un elemento de ciencia ficción y que tendremos novedades durante el próximo año. ¿Saldrá alguno al mercado? ¿Triunfará? ¿Nos acostumbraremos o seguiremos comprando móviles predeterminados? Eso sí que es territorio de la futurología.

Publicidad