El mercado de las Smart TV se encuentra en su mejor momento, a pesar de que los contenidos de alta resolución siguen brillando por su ausencia en el panorama televisivo mundial, en unos países más que otros, los usuarios están haciéndose con televisores inteligentes, que no solo nos ofrecen mayor resolución, sino el acceso instantáneo a decenas de plataformas con contenidos de todo tipo. Y entre los fabricantes de Smart TV más populares del mundo se encuentra Xiaomi, que cada vez cuenta con una oferta en este aspecto más numerosa. Prueba de ello es el nuevo televisor inteligente que ha presentado la firma en China, donde ha desvelado un televisor de 43 pulgadas con una peculiaridad interesante en su pantalla, que no tiene prácticamente bordes.

Diseño atractivo y precio ajustado

Los que tenemos en casa televisores con algunos años encima, sabemos lo que son los bordes de una pantalla. Estos en algunos casos llegan a tener un grosor de cuatro o cinco centímetros, si no más. En los últimos años estos bordes se han ido reduciendo incluso en los modelos más baratos. Es el caso de esta [[LINK:EXTERNO|||https://www.gizmochina.com/2020/05/22/xiaomi-launches-a-new-mi-tv-43-e43k-priced-at-%c2%a51099-155/|||nueva Xiaomi Mi TV de 43”]] que presume precisamente de contar con unos bordes prácticamente inexistentes en la parte superior y lateral de la pantalla. Se trata del modelo E43K, que tiene un precio tan bueno porque prescinde de otras características que sí podemos ver en otros televisores de una gama similar en la propia marca.

Por ejemplo en este televisor no tenemos conectividad bluetooth, por lo que evidentemente no va a poder utilizar unos cascos inalámbricos con ellos y el mando a distancia funciona mediante infrarrojos. En este caso se puede entender el precio tan ajustado porque el televisor cuenta con una resolución Full HD. Los bordes laterales y superiores son prácticamente inapreciables, gracias a una nueva tecnología de fijación del cristal al cuerpo del televisor que utiliza adhesivos más fuertes y evitan tener que utilizar un marco. Por lo demás es un televisor que cuenta con un procesador de doble núcleo y 64 bits. Acompañado de 1GB de memoria RAM y de 8GB de almacenamiento interno.

Incluye sonido DTS, así como la capa de software PatchWall de Xiaomi, un añadido a Android TV que no solo proporciona acceso a muchos contenidos, sino que nos permite ver cualquiera de las fuentes conectadas al televisor desde una misma pantalla. Por tanto estamos ante un televisor que ofrece un interesante equilibrio entre su diseño, que sin duda es su aspecto más llamativo, y unas características contenidas que permiten que el precio de este televisor sea tan bajo. Porque al cambio son exactamente 143 euros lo que cuesta. Lógicamente en caso de llegar a nuestro país el precio se elevara por impuestos y demás, pero el punto de partida no puede ser más prometedor para un televisor que nos entra por los ojos con esos bordes prácticamente inexistentes. Veremos si finalmente llega o no a España, porque sería un excelente reclamo como punto de partida en la gama de entrada.