El resurgimiento de Apple tras la vuelta de Steve Jobs no se puede entender sin la presencia de Jony Ive. El que hasta ahora era el vicepresidente Senior de Diseño de Apple, un personaje de porte tranquilo, que siempre se ha mantenido alejado de los focos y que se ha prodigado poco en apariciones públicas más allá de las necesarias por su posición en la compañía, se marcha como llegó, sin hacer aspavientos ni montar revuelo.

Deja la compañía en la que ha desarrollado gran parte de su carrera su sus mejores trabajos, hasta la fecha. Su genio creativo tuvo la suerte de encontrarse con el de Steve Jobs, que es quien lo descubrió en su estudio de diseño de Londres y no dudó en llevárselo a San Francisco para lanzar los productos con más personalidad de la marca de la manzana mordida, sobre todo a finales de los 90 y principios de los 2000.

Todo empezó con el caramelo fundido

Y es que la carrera de Ive en Apple no empezó con el iPhone, aunque muchos ahora lo crean. Sus primeros productos fueron esos iMac y Macbooks de colores y materiales translucidos, para los que se inspiraron en las tonalidades que tenía el caramelo fundido antes de cristalizar. Contornos suaves, aspecto diáfano, huecos por donde ver componentes interiores que también estaban tratados de una manera estética.

Más tarde, llegaría la época del blanco satinado y finalmente, la apuesta por el aluminio anodizado que ha creado escuela y marca de la casa en Apple.

 

iPod, iPhone y iPad, la consagración

Si bien Ive fue una pieza clave en toda la serie de ordenadores de Apple al comienzo del milenio, sus productos más icónicos, y exitosos, son los que han hecho que Apple revolucionara mercados como el de la música y la telefonía. El primer iPod y sus siguientes versiones, son muestra del minimalismo que ha impregnado las ideas del diseñador jefe de Apple hasta ahora. Evidentemente, tanto el iPhone como el iPod son la consagración de esta tendencia.

¿Qué va a hacer ahora Jony Ive y por qué se va?

El mismo ha comunicado que monta su propio estudio, LoveFrom, con el que seguirá trabajando para Apple, aunque suponemos que no de forma exclusiva. Desde la muerte de Steve Jobs no se puede negar que Apple ha dejado de ser tan "sorprendente". Han sido los años de mejores resultados económicos con Tim Cook al frente, que venía de ser el Director Financiero. Una mayor presión por parte de los accionistas, a los que Jobs mantenía a raya con mano de hierro, un marcado carácter más comercial de los productos y, probablemente, menos libertad a la hora de innovar sin pensar si el mercado está o no preparado para según que propuestas, pueden ser las razones de que Ive quiera explorar en solitario y con total libertad el resto de su carrera.

Evidentemente, sólo hay palabras de agradecimiento por parte de Ive a la compañía, con la que seguirá colaborando. Por parte de Cook no han faltado las palabras de reconocimiento a la labor del hasta ahora responsable del diseño en la empresa, pero no son pocos los que veían hace tiempo que el cambio estaba cerca, sobre todo tras la contratación de Andrew Kim, su brillante sucesor que ha firmado diseños como el de la última Xbox One S y que hasta que entró en Apple, trabajó en los últimos modelos de Tesla.