Seguro que en alguna ocasión habéis escuchado esa expresión de que "mi teléfono quedó como un ladrillo", que es una adaptación de lo que los ingleses y norteamericanos suelen definir como que un móvil se brickea (de brick, ladrillo). Eso significa que nuestro dispositivo, o bien porque se ha producido una actualización defectuosa o porque hemos instalado algún software malicioso, ha quedado inservible, que ya no funciona y por lo tanto podemos usarlo de peso muerto como pisapapeles.

Ese problema no es exclusivo solo de los smartphones y cualquier dispositivo electrónico que pueda actualizarse a través de nuevos firmwares corre el mismo peligro de quedar brickeado. Y eso incluye a los altavoces inteligentes de Google que vende desde hace unos años y que, aunque no nos enteremos de cuándo lo ejecutan, también reciben algún que otro update de vez en cuando. En silencio y sin que el asistente diga ni .

Cuidado con las últimas actualizaciones

El problema que acaba de detectarse es que algunos de los primeros Google Home y Google Home mini se están quedando como auténticos pisapapeles por culpa de un update que ha llegado de forma inalámbrica. El problema, como os decimos, es que no hay una pantalla o un aviso sonoro que nos indique que se va a proceder a la instalación. Cuando los de Mountain View la liberan, se aplica de forma automática por lo que el riesgo de que haya un error escapa por completo de nuestro control.

Google Home | Google

Un usuario puede saber si su Google Home se ha quedado brickeado porque los LED de la parte superior se vuelven de color naranja y no dejan de parpadear, por lo que no será capaz de responder a ninguna orden que le demos. Y lo peor de todo, a esta hora no hay una solución a ese problema por parte de la compañía. Algunos usuarios que han sufrido este problema, han optado por recuperar los ajustes de fábrica de su Google Home en un intento por restablecerlo y ver si el problema continuaba. En algunos casos parece que el dispositivo no respondió, quedando inutilizado permanentemente, mientras que en otros sí arrancaba pero era incapaz de conectarse a la red Wifi.

De momento este error está afectando a los usuarios que forman parte del programa de 'Vista previa' de Google, que les permite acceder antes que nadie a las nuevas funciones que se van añadiendo con el paso de los meses. El problema es que, precisamente por la condición beta de esos updates, los errores pueden ser mucho más peligrosos que los que corremos los usuarios normales que recibimos esas actualizaciones cuando han sido testadas una y otra vez.

Si estás dentro de ese programa de 'Vista previa' no existe, de momento, solución que aplicar aunque sí puedes prevenir que tu Google Home pase a mejor vida: desconéctalo por completo, apágalo y no lo uses durante los días que dure la crisis, hasta que desde la compañía publiquen otro software ya corregido, o brinden la opción a sus betatester de no perder el dinero invertido si su altavoz se estropea recibiendo otro completamente nuevo.

Actualización (30/01/2020): Google se ha puesto en contacto con Tecnoxplora para comunicarnos que "Hemos resuelto un problema en la configuración del servidor que causó que un reducido número de personas tuviese problemas para usar su Google Home. Se ha lanzado una solución y los dispositivos deberían recuperarse sin que los usuarios tengan que hacer nada por su parte".