Estamos viviendo unos días difíciles, con cierta piscosis entre la población mundial, no solo en España, por las numerosas decisiones que se han tomado para contener esta epidemia en cada país. En esta ocasión nos hemos fijado en un nuevo gadget que lógicamente no puede evitar el contagio del coronavirus, pero sí puede evitar un hábito que aumenta exponencialmente el riesgo de contraerlo. Se trata de una pulsera que nos permite evitar tocarnos la cara, uno de los hábitos más nocivos a la hora de tener que hacer frente al coronavirus.

Una pulsera para evitar tocarte la cara

Unos pensarán que es puro oportunismo, y otros un gran ejercicio de ingenio, pero lo que es verdad es que desde la startup Slighty Robot, formada por un grupo de emprendedores de Seattle, han creado un wearable inteligente que puede ayudarnos a reducir el riesgo de contagio frente al COVID-19, que conocemos comúnmente como coronavirus. Esta empresa ha creado una pulsera que no se dedica a medir nuestra actividad física y monitorizarla, como ocurre con otros dispositivos, sino que está centrada sobre todo en evitar la propagación del coronavirus.

La pulsera Inmutouch | Slighty Robot

Como es lógico no se trata de una pulsera mágica, que vaya a erradicar el virus de nuestro organismo o el de las personas que nos rodean. Pero sí puede evitar un hábito común, y que aumenta el riesgo de contagio, como es el de tocarnos la cara. Cuando hacemos esto, si hemos estado tocando previamente una superficie en la que hay restos del virus, o por ejemplo ha caído en nuestra mano saliva de una persona infectada, corremos el riesgo de contagiarnos por el virus. Esta pulsera lo que hace es evitar que nos toquemos la cara gracias a una serie de vibraciones.

Cuando la pulsera Inmutouch detecta un movimiento que puede predecir que vamos a tocarnos la cara, los ojos o la boca, vibra para que notemos que algo ocurre, y nos recuerde que está ahí para decirnos que no nos toquemos la cara. Por tanto, si hacemos un buen uso de la pulsera inteligente, lo normal es que nuestro riesgo de contagio se reduzca. Lógicamente lo que nunca vamos a poder conseguir es que ese riesgo sea cero. De esta forma podemos reducir uno de los factores determinantes en el contagio, que es el de tocarnos con una superficie infectada en zonas sensibles del rostro.

Esta pulsera Inmutouch cuenta con una app que podemos instalar en el móvil, y que se sincroniza con ella. Desde esta app podemos acceder también a consejos e información relacionada con el coronavirus y un posible contagio. Una pulsera que no muestra ninguna información adicional, sencillamente porque no tiene tan siquiera una pantalla. Ha sido desarrollada en exclusiva con la única motivación de que las personas no se toquen el rostro, y evitar así potenciales contagios. Un buen gadget que en este caso cobra bastante sentido, con la propagación del virus desatada en numerosos países en todo el mundo.