Cada año en España fallecen más de 30.000 personas por paradas cardíacas, siendo la principal causa de mortalidad en nuestro país.

La presencia de un desfibrilador y los conocimientos básicos en hacer una Reanimación Cardio Pulmonar (RCP) pueden aumentar la supervivencia en más de un 70% si aplicamos el desfibrilador en los primeros 5 minutos tras la emergencia.

Así, si al lado de cada extintor hubiera un desfibrilador y personal conocimientos mínimos en reanimación, podrían salvarse más de 4.500 vidas al año.

Por todo ello, es importante que los espacios públicos cuenten con desfibriladores y poder actuar en el caso de que sea necesario.

En el caso de los hoteles, hoy en día más del 50% de los de 5 Estrellas disponen de servicios de cardioprotección con personal formado para su utilización, este porcentaje baja al 20% en hoteles de 3 y 4 estrellas y queda muy mermado en hoteles de menor categoría donde no llegan ni al 5% los establecimientos con servicios de cardioprotección.

Meliá Hotels International ha incorporado en sus hoteles distintos equipos con desfibriladores de la mano del Proyecto Salvavidas.

Rubén Campo, fundador del Proyecto Salvavidas incide en la importancia de disponer de estos equipos.

Además, explica que cada vez son más las Comunidades Autónomas que legislan sobre la obligatoriedad de disponer de desfibriladores en lugares de afluencia de público o trabajadores, algo que se espera en un futuro se convierta en una norma general para toda España porque una vida vale lo mismo en una Comunidad o en otra y está comprobado que los desfibriladores salvan vidas.