22 años después de su último concierto del grupo capital del movimiento Riot Grrrl

22 años después de su último concierto del grupo capital del movimiento Riot Grrrl

Vuelve Bikini Kill, la banda más importante del punk feminista anuncia gira

Los 90 fueron años convulsos para el rock. La primera mitad de la década estuvo marcada por la irrupción, el estrellato masivo y la casi total desaparición del fenómeno grunge, coincidiendo con el suicidio de su figura más mediática y reconocida, el líder de Nirvana Kurt Cobain. La versión más melódica y accesible del punk tomaba el relevo de las listas de éxitos de la mano de formaciones como Green Day y Offspring. Y el llamado brit-pop comandado por Blur y Oasis volvía a poner en primer plano la siempre efervescente escena musical británica.

BIKINI KILL
BIKINI KILL | BIKINI KILL

DANI CABEZAS | Madrid | 16/01/2019

Pero el rock de los 90 fue mucho más que eso. En infinidad de ciudades del planeta empezaron a surgir movimientos y corrientes musicales que, pese a permanecer en el underground, acabarían por jugar un papel esencial en la historia de la música popular. Uno de esos nombres fue Bikini Kill.

La banda de Kathleen Hanna, Tobi Vail, y Kathi Wilcox, surgida del proyecto de una revista del mismo nombre, acabaría por ganarse el estatus de banda de culto. Tomando el testigo de algunas de las mujeres que anteriormente rompieron moldes, como Patti Smith, Siouxsie & The Banshees, Blondie o Runaways, Hanna y compañía le dieron una vuelta de tuerca furiosa y cargada de contenido reivindicativo al punk de la época. Un auténtico puñetazo en la cara a los esquemas machistas que imperaban -y siguen imperando- en el mundo del rock. Ellas reivindicaban ser las protagonistas, y no meras groupies o las novias de los músicos.

Formadas en 1991 en Olympia (Washington), durante la tercera ola feminista, Bikini Kill canalizaron como nadie la rebeldía de las mujeres sobre el escenario. Hanna daba voz a las que quisieran compartir sus experiencias de agresiones sexuales, adelantándose al movimiento #MeToo. Las invitaba a las primeras filas para evitar la violencia habitual en los conciertos de punk.

Se enfrentaba a los insultos de algunos sectores masculinos del público, que las llamaban "putas" y "bolleras” (desafiantes, ellas escribían esas palabras en su ropa con pintalabios). Aglutinaron a toda una generación de bandas como Bratmobile, The Go Team o Sleater Keaney, e inspiraron a otras posteriores como PJ Harvey, The Breeders, Hole o, más recientemente, Pussy Riot. Y pusieron las bases de un movimiento cuyos ecos aún resuenan hoy.

La influencia de Bikini Kill no se redujo exclusivamente a las bandas integradas por mujeres. El propio Kurt Cobain se declaró fan de la banda en varias ocasiones y habló en numerosas ocasiones de la importancia que Bikini Kill había tenido en sus posturas abiertamente feministas. Incluso se sabe que el título del que fue uno de los éxitos más sonados de Nirvana, ‘Smells like ten spirit’, se inspiró en una frase que le dedicó la propia Kathleen Hanna a Cobain tras conocerle.

El reconocimiento del papel Bikini Kill va más allá. La prestigiosa revista estadounidense ‘The New Yorker’ calificó en su momento a Kathleen Hanna como “una de las figuras vivas más grandes del rock de EEUU”.

E incluso en países europeos como Alemania, su manera de entender y divulgar el feminismo ha llegado a las escuelas: la Agencia para la Educación Política incluyó al grupo y sus canciones en una guía para concienciar a los jóvenes en materia de feminismo y tolerancia hacia el colectivo LGTBI.

22 años después del último concierto, que tuvo lugar en 1997, Bikini Kill han anunciado su esperado regreso. Lo harán con una gira de reunión para la que, por el momento, se han confirmado fechas en Los Angeles y Nueva York durante los meses de abril, mayo y junio.

 

Si esas fechas desembocarán antes o después en una gira europea que pase por España es aún un misterio. Pero lo hagan o no, la noticia es la excusa perfecta para volver a recuperar discos como ‘Pussy Whipped’ (1993) y disfrutar de himnos temporales como ‘Rebel Girl’ que, por decisión de la propia banda, no habían estado disponibles en las principales plataformas de streming hasta hace pocas semanas.

Una buena noticia no sólo por su música, sino porque, al fin y al cabo, las palabras y proclamas de Bikini Kill en defensa de la igualdad de la mujer siguen igual de vigentes que entonces.

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.