Mis conocimientos de Flamenco son los justos y por eso cuando recibí la invitación para ver a Rocío Márquez decidí llevarme como acompañante a mi amigo y guitarrista flamenco, Pepe Carmona.

Es gracias a él, a sus apuntes y a sus indicaciones de lo que pasaba durante el concierto que he podido escribir esta crónica de manera mínimamente decente.

Rocío Márquez es una cantaora flamenca onubense de 34 años que lleva cinco discos a sus espaldas. Su carrera despegó en 2008 al ganar cinco reconocimientos en el Festival del Cante de Las Minas, incluida el premio de la Lámpara Minera.

Ayer presentaba en el Teatro Lara su último trabajo lanzado este 2019 y que lleva por título 'Visto en el jueves' en un concierto que formaba parte de las celebraciones de los 10 años de Son Estrella Galicia.

Rocío Márquez y Canito | Son Estrella Galicia

Rocío arrancó el concierto sola sobre el escenario pero desde la segunda canción se le unieron Canito a la guitarra y Agustín Llasera a las percusiones. Un concierto que yo pensaba que estaba siendo muy tradicional pero me corrigió y explicó Pepe que la frontera entre lo flamenco y lo no flamenco entre el cante y la canción se desdibujaba en cada tema.

De este modo los palos flamencos como serranas, fandangos, rondeñas, peteneras o bulerías sonaban recreados o mezclados con canciones de Paco Ibañez, Miguel Hernández o Homero Manzi entre otros. Sonaron 'Andaluces de Jaén' de Miguel Hernández, 'Andalucía' de Paco Herrero, el precioso tango argentino 'El último organito', la poética bulería 'Luz de luna' de El Cabrero entre otras.

De la voz de Rocío sólo decir que me pareció brutal, con sus giros, sus vibratos, sus momentos calmados y sus momentos desbocados en que llenaba todo el teatro.

Rocío Márquez al acabar el concierto | Son Estrella Galicía

Sin yo entender de Flamenco, de su tradición y de todo lo que rodea este arte sólo puede decir que el concierto me emocionó y la pasión me desbordaba. Da gusto ver algo hecho con tanta verdad, tanta fuerza y tanto mimo.