Arriquitaun, taun, taun

Arriquitaun, taun, taun

¿Son Rosalía y Amaia las nuevas reinas del flamenco o es que no sabemos en qué género ubicarlas?

¿Por qué la crítica se empeña en señalar a Rosalía y a Amaia como las posibles suplentes de Lola Flores? ¿No será más bien que no saben (sabemos) en qué género musical ubicarlas?

Rosalía durante una actuación
Rosalía durante una actuación | Getty Images

MARÍA JIMÉNEZ | @tribusocultas | Madrid | 28/08/2018

Hace meses que mi Instagram es un hervidero de gente escuchando en bucle a Rosalía. He de decir, perdónenme ustedes, que no tenía ni idea de quién era esta talentosa joven hasta dicho momento.

Fue entonces cuando comencé a tropezarme en la prensa, día sí y día también, con artículos donde la definían como "la nueva sensación flamenca". Intrigada, quise conocer un poco más de esa prodigiosa voz que canta ‘Malamente’ (su último éxito, no su manera de entonar).

Nacida en Barcelona, a sus 24 años puede presumir de haber puesto la escena musical española patas arriba. Aunque sus influencias son claramente flamencas (fue telonera de Miguel Poveda, acompañada por el guitarrista Alfredo Lagos, en el Festival Internacional de Música de Cadaqués y también participó en el Festival de Jerez), lo cierto es que su estética, su ‘flow’ y sus videoclips (que son verdaderas obras de artes visuales al más puro estilo de Beyoncé o Lady Gaga) no podrían definirse como puramente flamencos. ¿Entonces?

Quizá sea porque su primer disco, Los Ángeles (2017), fue una deliciosa patata caliente que nadie supo bien dónde ubicar. Que el cante hondo corre por sus venas parece estar clarísimo cuando es capaz de rendir homenaje en dicho álbum al mismísimo Enrique Morente versionando “Aunque es de noche”. “Una artista que está acercando el flamenco a todo tipo de público”, aseguran en la revista Musick Mag. Y yo me pregunto, ¿es esto flamenco?

 

¿Sí? ¿No? ¿Qué es esto? Y he aquí que nos encontramos ante dos momentos críticos a los que toda industria debe enfrentarse en algún momento: el cambio y la novedad. Rosalía canta flamenco (o similar) en chándal, con la manicura a lo Kim Kardashian, y da palmas con el dorso de la mano (no vaya a estropearse las uñas). ¿Genialidad o locura? Postureo, más bien. No obstante, Rosalía se mueve en la ambigüedad que caracteriza a quien se arranca por soleares para después colaborar en sendas ocasiones con el rey del trap español, C. Tangana.

 

¿Es su arte comparable al de Lola Flores? ¿O quizá esta etiqueta es solo una estrategia de marketing? ¿Por qué nos empeñamos siempre en hablar bajo los términos “el nuevo rey o reina de…? Rosalía tiene talento, sin duda.

Mientras que otras cantaoras se ciñen a los tablaos flamencos y a las batas de cola, ella decidió hacer algo diferente. ¿Y por qué es diferente? Porque es inusual. En nuestra mente, el flamenco está asociado a ciertas prendas, espacios, acordes… Pero llega Rosalía y tira todas estas creencias por tierra. Nos reta a devanarnos los sesos intentando encajarla en algún género musical cuando, ciertamente, podríamos estar ante el descubrimiento de uno nuevo. ¿Estimulante? Sí.

Pero déjenme decirles una cosa: Querer emular a Lola Flores con veintipocos años me parece una estupidez más que una osadía. La Faraona fue y hubo una. Punto. Es como querer ser “el nuevo Rafa Nadal” (que seguro que en unos años leen este titular en algún periódico, al tiempo). Sin embargo, si por algo soy fan de Rosalía es porque ella misma intenta desmarcarse de ese papel de suplente de ‘la Lola’: “Yo tengo un imaginario que probablemente no es el de una cantaora al uso”, llegó a afirmar.

Cierto es que quizá el mundo del flamenco necesitaba un revulsivo para volver a la primera línea de la actualidad, pero por favor no nos volvamos locos. ¿El motivo? Recientemente, Amaia Romero, “reina de España” y ganadora de ‘Operación Triunfo 2017’, fue invitada a los balcones del ayuntamiento de Pamplona para cantar y dar así el pistoletazo de salida a la quinta edición del festival ‘Flamenco on Fire’. Allí deleitó a todos con clásicos como ‘Ay pena, penita, pena’ o ‘Dos cruces’.

 

Es innegable que Amaia también tiene un talento genuino que podría llevarla muy lejos en su carrera musical. Pero recordemos que la joven ni siquiera ha lanzado un single ni sabemos el rumbo que tomará su trayectoria profesional. ¿Ya queremos colgarle el San Benito de cantaora por 30 minutos de cante con sentimiento? No solo eso, la comparamos con Rosalía, quien ya va por su segundo álbum y fue nominada al premio ‘Mejor nuevo artista’ en la pasada edición de los Grammy Latino.

‘Take it easy’, queridos.

Más noticias

Los mas vistos

Venus Gillette

Venus Gillette

¡¡¡Vuelven los planazos!!!

Disfruta con Venus de un verano increíble y no te pierdas ningún plan

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.