HEMOS PREGUNTADO A DOS DIRECTORAS DE CASTING Y NOS DICEN POR QUÉ

HEMOS PREGUNTADO A DOS DIRECTORAS DE CASTING Y NOS DICEN POR QUÉ

Ya sabemos que eres muy guapo, pero jamás podrás ser actor, olvídalo

He escuchado muchas veces la frase: “Pepe debería hacer un casting, seguro que le dan un papel en tal serie porque es muy guapete y tiene mucho morro”. Y me siento como en esa escena de ’Annie Hall’, cuando Woody Allen escucha en la cola del cine a un listillo diciendo incoherencias sobre Mashall McLuhan, y entonces Allen llama al mismísimo Mashall McLuhan y este le dice al otro tipo: '¡Te equivocas!'

Cola para un casting
Cola para un casting | Getty Images

DAVID NAVARRO | @madnavarro | Madrid | 16/06/2017

Sí, quiero justicia contra la gente que cree que ser actor es sólo ser guapo, o como diría Woody Allen en ‘Annie Hall’: les quiero ver nadar en mierda.

Para esto he llamado a Diana Nava y María Rodrigo, ambas dirigen la agencia The Casting Store. Quiero que me expliquen qué significa eso de “echarle morro”, y si es suficiente ser guapo para sobresalir en un casting.

“Hay candidatos que sólo buscan ser famosos y que creen que ser actor es sólo popularidad y dinero fácil, pero ese tipo de candidato dura poco. Enseguida se dan cuenta de que este es un camino más duro y exigente de lo que esperaban”, explica María Rodrigo.

De hecho, nunca podrás conseguirlo si cumples estos requisitos (¿suena raro, verdad?). Pues lee:

1.- Olvídate de ser actor si no lograbas aprenderte los ríos en el cole.

La memoria es la cualidad fundamental de un actor. “Una mañana rutinaria para un actor de televisión consiste en aprenderse el guion ese mismo día de camino al plató, en el coche, o en el camerino mientras le maquillan”, comenta Diana Nava.

Si no tienes memoria, olvídalo. No sólo tienes que aprenderte tu papel (20 páginas al día en televisión), sino conocer qué dicen el resto de personajes y cuando te toca intervenir a ti, y unir a ese texto las acciones de tu personaje: cuando debes moverte, cuando sonreír, cuando llevarte el cigarrillo a la boca. Y lo más importante: debes tener la flexibilidad suficiente para cambiar cualquier palabra o acción cuando el director te lo diga, y volver a cambiarla si te lo vuelven a pedir.

Se trata de un trabajo intelectual no apto para desmemoriados.

2.- Si quieres un sueldo fijo, haz unas oposiciones.

“He vivido en primera persona preguntar a un adolescente: ¿qué te gustaría hacer en el futuro? Y recibir como respuesta: quiero es ser actor para tener mucha pasta y vivir genial. Desde luego la confusión que tienen algunas personas es total”, añade Nava.

“Los actores son profesionales absolutamente vocacionales. La gente que trabaja en esto lo hacen para llenar el corazón, no los bolsillos”, comenta María Rodrigo.

3.- Si crees que siempre tienes razón, dedícate a otra cosa.

“En un casting es muy importante que el actor venga abierto a ser moldeado, que sea flexible. Puede traer una idea muy clara sobre cómo tiene que hacer su papel, pero probablemente en el casting se la cambiemos de arriba abajo, un casting es precisamente eso, ver la capacidad del actor para amoldarse a los cambios y a nuevas propuestas”, afirma Nava.

4.- Olvídalo si hay días que tu estado de ánimo no te permite concentrarte en el trabajo.

Cuando un actor sube a un escenario tiene que dejar atrás sus tristezas o dolores. ¿Que se ha muerto tu perro y tienes función? Sal al escenario y ríe como una perra, porque es lo que pone en tu guión. Conozco a un actor que se partió un brazo en plena obra de teatro y aún pasó 60 minutos sobre el escenario haciendo su papel, tratando de disimularlo. La vocación del actor es puro: “show must go on”

5.- Un impaciente jamás podrá ser actor.

Se dice que en un rodaje se pasa más tiempo esperando que actuando. La paciencia lo es todo en esta profesión, porque además el sueño de Hollywood de triunfar con el primer papel raramente se hace realidad. Ser actor es una carrera de fondo, como subir una escalera con infinitos peldaños, todos difíciles de superar, y todos necesarios, para los que siempre tendrás que esperar: a que te llamen en el casting, a que te llamen para maquillarte...

“Para ser actor hay que tener paciencia, kilos y kilos de paciencia”, dice María de Rodrigo.

6.- Si no te gusta aprender, sé modelo.

“Parece obvio, pero tal vez no lo es, es muy importante que un actor lea mucho, que vaya al teatro, que conozca bien el cine, que tenga idiomas, que tenga buena dicción y sea capaz de defenderse cantando y bailando”, explica De Rodrigo. En la RESAD (dónde se estudia la titulación oficial para ser actor), algunas de las asignaturas son Esgrima, Historia del Arte, Acrobacia, Historia del Traje…

7.- Si no sabes trabajar en equipo, ni lo intentes.

A menudo, los castings se hacen en parejas, dos personas que no se conocen tienen que representar dos personajes. “En ocasiones veo cómo algunos actores tratan de ponerse por encima de quien le da la réplica, como en una competición, eso no debe hacerse nunca”, recuerda De Rodrigo. Poner la zancadilla al compañero es causa de expulsión de un casting.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.