Quiénes son las Mary Sue y por qué los troles machistas las ven por todos lados

Quiénes son las Mary Sue y por qué los troles machistas las ven por todos lados

Si preguntas a un trol machista, te dirá que Arya, de Juego de Tronos, es una Mary Sue

En pleno Me Too, con las mujeres como presencia cada vez más empoderadora en la cultura popular, los troles machistas han recuperado una figura de los años 70 que, para ellos, nunca se ha marchado: la Mary Sue. Te explicamos a qué se refiere este concepto y quiénes han sido los últimos personajes femeninos en sufrirlo.

Arya, de Juego de Tronos
Arya, de Juego de Tronos | HBO
VÍCTOR M. GONZÁLEZ
  Madrid | 24/05/2019

Si le preguntas a un trol machista, Arya, de 'Juego de Tronos' es una Mary Sue. La Capitana Marvel de Brie Larson es una Mary Sue. Rey, de la nueva trilogía de 'Star Wars', es una Mary Sue. La cultura popular está repleta de Mary Sue si, de nuevo, hacemos caso a esos troles machistas que no paran de poner pegas a las adaptaciones o revisiones de sus sagas preferidas, creadas hace décadas.

Lo cierto es que estos animales del 'fandom' solo reaccionan cuando hay mujeres de por medio. Sobre todo, mujeres que no siguen los clichés con los que los personajes femeninos han estado retratados durante décadas. Dicho de otra manera, mujeres que les quitan el protagonismo a los hombres. Vale, tal vez hemos empezado muy fuerte, pero no te vayas, que ahora nos metemos en harina. Te va a doler, pero te va a gustar.

Empecemos por el principio. ¿Qué es una Mary Sue? Es un término que aparece con fuerza en el imaginario de la cultura popular, desde los años 70, normalmente asociado al 'fandom' de sagas populares: películas, series, cómics… Se refiere a un personaje femenino totalmente plano e idealizado que los creadores introducen con un fin más allá del creativo, como dar voz a alguna causa política u originalmente servir de alter ego de los mismos.

Pero, si las Mary Sue nacieron casi 50 años, ¿por qué están hoy tan de moda? Porque, en la era del Me Too, de la presencia cada vez más habitual de mujeres en puestos de creación y protagonismo, todos aquellos que defienden el 'statu quo' del hombre blanco y heterosexual en el entretenimiento se han puesto de uñas. Y las Mary Sue son su única estrategia para deslegitimar el feminismo.

Ética y estética de Mary Sue

Si nos remontamos a la Mary Sue germinal, debemos mencionar que nació en Estados Unidos, en 1973. Fue Paula Smith quien, para hacer sangre en los personajes femeninos planos de títulos como 'Star Trek', creó la parodia 'A Trekkie's Tale', relato protagonizado por Mary Sue, una jovencísima (no más de quince años) e inteligentísima teniente.

Merece la pena recordar que aún hoy muchas figuras femeninas siguen relegadas en las películas, series y cómics a ser el complemento del hombre. Como criticaba la historietista Alison Bechdel en el famoso test de Bechdel, muchas mujeres carecen de entidad en la ficción, solo sirven de acompañante o de detonante narrativo para los hombres. La Mary Sue de Smith fue una bofetada cínica a ese sistema de creadores, críticos y espectadores que soportaban el patriarcado en la cultura pop.

Pero, ¿qué define a una Mary Sue? Entre las características que recogen webs especializadas, puede ser un personaje del mismo sexo que su creador (si lo entendemos como su alter ego), es muy joven, de personalidad poco definida, física y moralmente perfecto, en ocasiones de pasado trágico y con parentescos misteriosos, con algún talento llamativo o símbolo de poder, que recibe toda la atención del resto de personajes (también romántica, claro), y con claros antagonistas cuya única ficción es servirle de obstáculo.

Tiene todo el sentido del mundo que las Mary Sue pertenezcan sobre todo al género fantástico, ciencia ficción y superhéroes. Por un lado, porque es el más dado a los 'fanfics', relatos creados por los fans. Por otro, el factor imaginativo: sus arquetipos son más maleables y el límite de lo probable también se amplía.

No son Mary Sue todas las que tú crees

Lo curioso del concepto es que tiene su versión masculina, Gary Stu (existen otros términos para referirse a ambos, pero estos son los más usados), pero no es tan común por motivos obvios. En primer lugar, los troles que ven a Mary Sue por todos los lados serían incapaces de localizar a un Gary Stu aunque fuera su mejor amigo; a ellos todos los personajes masculinos les parecen bien. En segundo lugar, porque la Mary Sue nació para criticar la falta de mujeres interesantes en la ficción.

Un Gary Stu para denunciar lo contrario no tiene sentido, porque los hombres en la ficción no están infrarrepresentados. En un escenario cultural cada vez más abierto a todo tipo de referentes, ya sean femeninos, LGTB+ o racializados, muchas voces claman contra las Mary Sue. Aunque no existan. Es sencillo temor al feminismo y al cambio.

Según los troles machistas, actualmente hay tres Mary Sue icónicas, las que comentábamos al inicio: Arya, de 'Juego de Tronos', la Capitana Marvel de la saga Marvel, y Rey, de 'Star Wars'. Pueden gustarte más o menos, puedes estar más o menos de acuerdo en su evolución, pero, ¿de verdad crees que están ahí por algo que no sean méritos creativos?

El problema con las Mary Sue actuales es que la parte más rancia del fandom quiere hacernos pensar que todos los personajes que a ellos no les gustan lo son, aunque, como en los casos anteriores, estén bien construidos y hayan dejado una huella empoderadora en el imaginario. No les sigas el juego. Nadie tiene que decirte qué personaje merece la pena o no. Tú ya lo sabes. Para lo demás, solo recuerda: es puro pánico al cambio. En la cultura pop del futuro, hay un lugar para todos.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.