Recordando la canción popular: “Al pasar la barca, me dijo el barquero, las niñas bonitas, no pagan dinero”, Traisac hace un paralelismo con la presencia femenina en la industria audiovisual.

“Si eres mujer, y tu aspecto es agraciado, alguien te pedirá que pagues con tus favores para subir a la barca”, comenta Traisac.

“He visto y sufrido todo tipo de comportamiento abusivo y lo más triste es que al final tienes que explicarle al mundo que no eres ni una puta ni una buscona”, explica Traisac.

En esta entrevista, reconoce que tal vez las actrices están más protegidas por los abusos sexuales, porque cuentan con representantes y agentes que velan por su seguridad, pero una mujer realizadora o guionista “está sola ante el abismo”.