Cada vez más, los partidos tienen una democracia interna más depurada que hace que los procesos de primarias se conviertan en la forma de elegir al líder de cada formación.

Sin embargo, los partidos no están obligados a elegir a sus secretarios generales en base a ninguna normativa electoral, dado que cada partido puede crear los sistemas de funcionamiento internos que consideren más adecuados a su personalidad.

Esa es, precisamente, una de las cuestiones que deberás decidir si montas un partido político: como funcionará y sobre qué reglas se regirá.

El Ministerio del Interior será quien evalúe si las normas que eliges para tu propia formación se ajustan a la ley, y, en caso afirmativo, podrás presentarte a las elecciones.

Con solo dos amigos, puedes iniciar el papeleo, tendréis que buscar un nombre, un logotipo, y definir de qué forma las personas podrán afiliarse al partido.

Determinar qué medidas aplicarías a quien cometa infracciones, y con poco más, y si logras hacer que tu mensaje cale en la ciudadanía, podrías acabar en el Congreso.

En el vídeo superior podrás ver los requisitos para formar un partido político.