Durante la pasada edición de la semana de la moda de París, Janaye Furman se convirtió en la primera modelo negra que abría un desfile de Louis Vuitton tras los 163 años de historia de esta casa de modas.

La noticia fue enseguida celebrada por la prensa internacional: “Janaye Furman hace historia como la primera mujer negra que abre Louis Vuitton”, leímos por ejemplo en Vogue. “¡Wow! Menudo momento más increíble”, escribió la propia Furman en su perfil de Instagram.

“No solo porque mi primer desfile sea con Louis Vuitton sino por hacer historia como la primera chica afroamericana en abrirlo. ¡Gracias!” Sin embargo, mientras que Janaye batía sobre la pasarela ese importante hito en la lucha contra el racismo en el mundo de la moda, otra modelo de color seguía sufriéndolo en el backstage. Al menos eso ha denunciado ella.

En un vídeo subido a Instagram, se ve a Londone Myers, una modelo negra de Georgia, esperando con gesto sorprendido en una silla que alguien atienda su cabello. A sus espaldas, un enjambre de peluqueros y estilistas pululan por el backstage, de modelo en modelo. Ninguno se acerca a Myers.

“No necesito el trato especial de nadie. Lo que necesito es que los estilistas sepan como arreglar mi pelo negro”, escribió Londone al pie del video.

“Estoy cansada de que la gente evite arreglar mi pelo durante los desfiles. ¿Cómo os atrevéis a mandarme a la pasarela con un afro estropeado y con pelusas? Todos sabemos que si hicierais eso con una modela blanca seríais despedidos. Si una no se levanta, todas caemos. Si no fuese mi afro, probablemente sería el tuyo”.

El pelo de las mujeres negras, ligado al movimiento Black Power desde los años setenta, requiere cuidados especiales en comparación con el de otras razas, y según Londone Myers, a los estilistas no se les enseña como tratarlo adecuadamente.

“Como profesor que imparte estudios sobre multiculturalismo y género, suelo plantear esta cuestión a mis alumnos con gran indignación”, comentó un usuario de Instagram que quiso apoyar a la modelo. “Los estilistas negros aprenden cómo arreglar TODOS los tipos de cabellos. ¿Cuándo reconocerán los salones blancos su segregacionismo en lugar de argumentar acerca de sus intenciones no racistas?”.

“¡Me frustró tanto que la gente ni siquiera me mirara!”, declaró Londone a Teen Vogue días después del incidente.

“Suelo peinarme yo mismo antes de cada desfile, pero esta vez aparecí sin nada, como todo el mundo”. Según Londone, nadie le dio ninguna explicación y otras 3 o 4 modelos negras tuvieron que salir a desfilar con el pelo sin arreglar.

“Esto es lo que la supremacía blanca. Manteniendo los espacios blancos”, comentó otra usuaria de la red social en apoyo a Londone. “Si os dais cuenta, los maquilladores y estilistas capilares japoneses siempre tienen asistentes japoneses y diría que esa es su preferencia. Lo mismo pasa con los estilistas blancos. Por favor, enseñadme estilistas o maquilladores negros con un equipo completamente negro. Está bien. Esperaré”.