El número de mujeres embarazadas que consumen marihuana incrementó significativamente en los últimos años, según estudio reciente publicado en Journal of the American Medical Association.

Este incremento se produce en mayor medida entre la denominada generación X –nacidos a finales de los años 90-, frente a las mamás millennials –nacidos en los 80-.

De acuerdo con las conclusiones del estudio realizado entre más de 279.000 mujeres en California, las encuestadas en todos los grupos de edad confesaron haber consumido cannabis durante el embarazo a tasas más altas en 2016 que en 2009.

Las madres adolescentes mostraron el mayor incremento. No en vano, el 21,8% de las chicas de menos de 18 años embarazadas afirmaron que la consumían en 2016, frente al 12,5% de porcentaje en registrado en 2009.

Por otra parte, las mujeres embarazadas de entre 18 y 24 años que fumaban marihuana creció también del 9,8% al 19% entre esos siete años.

Los científicos no están seguros de la cantidad de cannabis podía causar algún daño a los bebés pero las autoridades sanitarias de EE UU recomiendan no consumirla durante la concepción.

Una de las investigadoras del estudio, Barbara Yankey, de la Universidad Estatal de Georgia, aseguró que la legalización del cannabis para uso terapéutico puede hacer pensar a las jóvenes embarazadas que fumar marihuana no entraña riesgos para la salud del bebé.

La comunidad médica aún carece de estudios certeros al respecto y muchos de los existentes son discutibles, pero esta investigadora detalló que su consumo puede estar vinculado con partos prematuros, bajo peso del bebé o muerte del feto.