Las peores aberraciones del mundo en materia de arte sobre la piel

Las peores aberraciones del mundo en materia de arte sobre la piel

Los peores tatuajes del mundo (que te dejarán con la boca abierta)

Hace tiempo que los tatuajes dejaron de ser patrimonio exclusivo de ex presidiarios, rebeldes sin causa o gentes del lumpen. Hoy por hoy, hasta Cristina Cifuentes o tu cuñado los lucen con orgullo. Una generalización que ha traído consigo, inevitablemente, que el número de tatuajes infames por metro cuadrado se haya disparado hasta cotas absurdas. Y con ello, también el auge del negocio de su borrado por láser.

De la creadora del Ecce Homo.
De la creadora del Ecce Homo. | Remitido

DANI CABEZAS | @danicabezas1 | Madrid | 11/05/2018

Ni siquiera el que escribe estas líneas se libra: hace 20 años me hice un horrendo dragón chino en la espalda del que apenas me acuerdo de vez en cuando. Especialmente, cuando me quito la camiseta en verano. “Joder, vaya tatuaje chungo llevas, ¿no?”, me ha espetado algún amigo entre risas en alguna ocasión. Así es. Y pese a todo, le he cogido cierto cariño. No me queda otra.

Más difícil debe resultar encariñarse con sus obras a los portadores de los despropósitos que pululan por la red. Páginas de Facebook como The Worlds Worst Tattoos, con más de 150.000 seguidores, o webs como Los Peores Tatuajes recopilan auténticas galerías de los horrores en forma de tinta sobre la piel.

“¿No te sale barba? Tengo la solución perfecta”. | Agencias

Al presenciar estos atentados contra cualquier sentido del gusto, uno se hace varias preguntas de manera casi inevitable. ¿Qué tenían en mente los que decidieron fijar para siempre en su piel semejantes aberraciones? ¿Quién fue el autor y qué opinó al terminar su obra?

Doc Pain, del veterano estudio madrileño Mao & Cathy, es un especialista en hacer desaparecer esos tatuajes con otros nuevos y más grandes. Al ver estos “trabajos”, se lleva las manos a la cabeza. “Hay que empezar a cortar manos”, bromea. “En cierto modo, el cliente se lo merece: por escatimar unos euros en algo que es para toda la vida algunos prefieren esta opción”.

Marylin, en versión cuellotoro Fernando Alonso | Agencias

“Esta profesión se ha puesto de moda y hay muchísimo inútil”, se queja Doc Pain. “La gente piensa que tatuar es comprarse una máquina y ver unos tutoriales en YouTube. Esperemos que con el tiempo sólo se queden en el gremio los buenos y esta moda sin sentido se acabe”.

Borrar: más caro y más doloroso

Mientras acaba, los negocios centrados en el borrado de tatuajes con láser crecen como setas. Tattoo Cleaners es una de las principales franquicias de España. En sus clínicas (tres en Barcelona, una en Madrid y una quinta en Portugalete, Vizcaya), uno puede despedirse para siempre de aquel vestigio del pasado marcado en la piel.

Tu hija carbonizada. Cuando crezca estará orgullosa | Agencias

“Cada vez viene más gente. La verdad es que no nos podemos quejar”, me confirma Lucía, una de las trabajadoras de su tienda de Madrid. “Buena parte de la clientela, entre un 60 y un 70%, son jóvenes que quieren opositar para ser agentes de la Policía, de la Guardia Civil o del Ejército, que exigen no tener tatuajes para formar parte de sus cuerpos”.

Quitarse un tatuaje duele y es caro. “Las sesiones se dan cada mes y medio, y el umbral del dolor depende de cada persona: los chicos lo llevan peor que las chicas. Pero está claro que duele más quitárselo que hacérselo”. ¿El precio? También es mucho mayor que al hacerlo. “Depende del tamaño: uno pequeño puede salir por unos 500 euros. Uno grande, unos 1.500. Y luego también está el factor del color y el relleno, porque hay tatuadores que son muy burros”, cuenta Lucía.

Entre lo que genera más arrepentimiento… de todo hay. “Muchos quieren eliminar el nombre o la inicial de su ex. De esos tenemos un par todos los días. Pero también hay muchísima gente con tribales, que se llevaban mucho en los años 90. ¡Ah, y los conejitos de Playboy! Esos también son un clásico y los quitamos a pares”.

Gente de fiar | Agencias

Un tatuaje es, pues, algo que requiere una importante reflexión previa. Conviene barajar todas las situaciones en las que va a verse. También en las que vas a vértelo a ti mismo: mucha gente acaba odiando un tatuaje que al hacerse encontró idóneo. Recuerda que, en su momento, a los portadores de los tatuajes que ilustran este reportaje también les pareció una buena idea.

Cristo de bajona | Agencias

Más noticias

Los mas vistos

Venus Gillette

Venus Gillette

¡¡¡Vuelven los planazos!!!

Disfruta con Venus de un verano increíble y no te pierdas ningún plan

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.