Según el texto, todos los hombres mayores de 55 años deberán comunicar a la autoridad cada vez que eyaculen.

Además, deberán pedir pedir permiso a sus parejas para comprar Viagra y usar preservativo. Si no lo hacen, podrán ser acusados de agresión sexual.

La iniciativa es una respuesta a otro proyecto de ley que quiere restringir el derecho a la interrupción del embarazo, conocido como 'Ley de aborto del latido'.

Según esta nueva ley, el aborto será ilegal siempre que un médico puede escuchar latir el corazón del feto.

Con la ley actual, las mujeres de Georgia pueden abortar hasta las 20 semanas de embarazo.

"¿Ustedes quieren nuestros úteros? Nosotros vamos a ir por sus testículos", ha escrito en Twitter Dar'shun Kendrick, del partido Demócrata y principal impulsora de la iniciativa.

La propuesta ha causado gran controversia en EEUU, en pleno debate sobre la nueva ley de aborto del latido.

Aunque la propuesta de Kendrick no saldrá adelante, los colectivos feministas lo han aplaudido como una llamada de atención ante la posibilidad de restringir el derecho al aborto.