Su primera experiencia homosexual la tuvo durante su entrenamiento militar y mientras seguía casado con su mujer, Carmen. Se habían conocido en la década de los sesenta trabajando, precisamente, en un banco.

Terminada la guerra de Vietnam, sin embargo, Wojtowicz se unió a un grupo de activistas gay (más por el vicio que por su compromiso con la causa) y dejó a Carmen.

Luego, en 1971, conoció a Ernie Aron, una mujer transgénero que elegiría el nombre de Liz Eden. La pareja se casó en una ceremonia ese mismo año.

Al año siguiente, Eden empezó a decir que quería operarse y ser una mujer de los pies a la cabeza. Wojtowicz estaba en contra, pero después de que Eden intentara matarse, cambió de idea y apoyó su decisión.

Fue entonces cuando ideó su famoso plan de robar un banco para pagar la cirugía.

No salió demasiado bien.

Lo mismo que en ‘Tarde de perros’, el atraco se convirtió en un show de 14 horas en el que Wojtowicz acabó tirándole dinero a la multitud que presenciaba el crimen.

A uno de sus socios, lo mató el FBI, y Wojtowicz fue sentenciado a cinco años de prisión.

 

Cuando en 1978 salió de la cárcel, Wojtowicz tuvo el cuajo de solicitar un empleo en la misma entidad financiera, el Chase Manhattan Bank. Por supuesto, no le contrataron, y entonces empezó a vender autógrafos frente al banco.

Llevaba siempre una camiseta en la que se leía: ‘Yo robé este banco’.

En cuanto a la operación de su novio, logró pagarla con lo que ganó después de vender los derechos de su historia.

Sin embargo, después del cambio de sexo, Aron, por fin Liz gracias a la locura de Wojtowicz, decidió abandonarle y pidió que no volvieran a verse jamás.

Wojtowicz se cortó las venas, pero sobrevivió.

Sí falleció a causa de un cáncer en 2006.