La Generación T será la primera que viva el drama de recoger un planeta enfermo y superpoblado

La Generación T será la primera que viva el drama de recoger un planeta enfermo y superpoblado

Generación T: ¿Qué podemos esperar de la gente que ha nacido hoy?

La generación T son niños que han crecido con unos padres con telepatía, que se whatsapeaban mientras ellos trataban de discutir con ambos sobre qué comer o si podían hacer o no una fiesta de pijamas. Y no entienden un mundo no conectado. Es más: un mundo sin internet es un planeta sordomudo para ellos.

Así es la generación T
Así es la generación T | Pexels
DAVID NAVARRO
 |  Madrid | 20/06/2019

Hay dos variables importantes para entender cómo son las generaciones: qué les gusta y a qué temen. Pero mientras que las generaciones anteriores han disfrutado del ego y han temido al paro, la generación que llega (la llamada Generación T) oculta un pronóstico terrible.

Cada generación es descrita por las anteriores bajo sus propios criterios. Eso explica ese grado de superioridad con el que se analizan las generaciones que van llegando. Aunque tal vez no es superioridad, sino más bien de displicencia. Ese tufillo de “¡Bah! Ni los entiendo, ni me interesan”, así se habla de los millennials cuando precisamente todos somos un poco millennials, hayamos nacido o no en su horquilla de años.

Porque incluso los que nacieron antes de 1981 son millennials ya, pues en cierta medida nadie escapa de la absorción digital, que como si fuera un agujero negro nos ha imbuido a todos. Los millennials aman internet, se aman a sí mismos, y temen no tener trabajo. Eso es lo que más les define.

El planeta ha vivido ya una década de crisis económica que se le ha grabado a fuego a los jóvenes, que han quedado sin expectativas y sin la noción de que estudiar sirva para comer, con la idea de que nunca tendrán una casa propia, y de que los trabajos son situaciones temporales que surgen mientras buscas trabajo y lo pierdes.

En este sentido las dos generaciones surgidas desde los 80 se parecen mucho, tanto los millenials nacidos entre 1981 y 1995 y la generación Z, de nacidos entre 1996 y 2005.

Qué rasgos marcan a las generaciones futuras

Qué aman y a qué temen es lo que mejor define a las generaciones. Durante toda la historia el amor de las generaciones se ha debatido entre la paz y el dinero, y lo que se han temido es la guerra y no tener dinero.

Desde la guerra de la II Guerra Mundial al terrorismo islámico de hoy, del crack de 1927 a la crisis de Lehman-Brothers, estos hitos han marcado a las vidas de la gente, y siempre son los mismos: guerra, bonanza, crisis, bonanza, guerra, bonanza, crisis…

Sin embargo, la generación millennial se hizo tan famosa porque fue la primera que cambió su estado de pensamiento. Ya no vivía en el planeta tierra, sino que enfoca sus deseos en internet. Jamás una generación había sido definida por su nivel de ego y ensimismamiento: por gustarse tanto a sí misma y por exhibirse. Eso era nuevo.

Sin embargo, al otro lado de la balanza, los millennials temen lo que han temido casi todas las otras generaciones que se han criado durante una crisis: temen no tener trabajo, ni casa propia. Temen no tener trabajo, no poder permitirse disfrutar, tener hijos y mirar al futuro.

La generación T teme ser la última

Si los millennials fueron los primeros que descubrieron que hay vida en internet, y fueron levantando el pie de la tierra para estar cada vez más tiempo en la red, la generación T, la que está por venir, solo conocerá ese mundo.

La generación T, de los nacidos entre 2005 y 2020, será tan digital que se bautiza como la Generación Tactil (de ahí la T). Se entiende que fueron bebés que aprendieron a moverse en interfaces gráficos antes que hablar, y que eso les ha hecho adquirir el lenguaje y la socialización de una forma muy concreta, distinta a todo lo conocido.

Son niños que han crecido con unos padres con telepatía, que se whatsapeaban mientras ellos trataban de discutir con ambos sobre qué comer o si podían hacer o no una fiesta de pijamas. Y no entienden un mundo no conectado. Es más: un mundo sin internet es un planeta sordomudo para ellos.

Pero todo esto se parece bastante a lo que podría pensar cualquier otra generación hoy en día, a todos nos gusta internet y todos nos hemos acostumbrado a vivir en la red. Entonces descubrimos que la generación T innova de nuevo, e introduce un temor desconocido en el ser humano. Ya no temen no tener trabajo, dinero ni casa. No. Temerán ser la última generación sobre el planeta.

Todos los estudios e indicadores alertan sobre que probablemente en el año 2050 la población mundial llegará a tener 10.000 millones de habitantes, casi el doble que hace un siglo. Llegados a ese año, los recursos naturales ya no se reabastecen, y las olas de calor serán tan terribles que aniquilaran a cientos de miles de personas.

La Generación T será la primera que viva el drama de recoger un planeta enfermo y superpoblado, y de no saber qué hacer con él. Esa ya es la principal preocupación de los más jóvenes de la generación Z, los que ahora tienen 17 años. Y comparado con esto eso, con morir achicharrado y no poder escapar a ningún lugar del mundo, lo de no tener trabajo parecerá una broma.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.