En mayo de 2017, Shumaila, una adolescente de 19 años, fue violada por su primo a punta de pistola mientras dormía plácidamente en su casa. Asustada, denunció lo ocurrido a las autoridades; sin embargo, el hecho de estar ella casado y vivir en una aldea pakistaní convirtió a este razonable gesto en un gran error: fue condenada por los ancianos del pueblo a morir lapidada acusada de adulterio. En este caso, la joven consiguió escapar y, debido a que la sentencia fue emitida por un tribunal no oficial, Pakistán la protegió legalmente. Aunque la historia de Shumaila tiene final feliz, en muchas ocasiones, los protagonistas de este tipo de cuentos no acaban comiendo perdices.

España despenalizó el adulterio en 1978; los últimos países en seguir este ejemplo han sido Corea del Sur y Sudáfrica en 2015 y Namibia en 2016. No obstante, a día de hoy, mantener relaciones sexuales fuera del territorio sigue siendo motivo suficiente para llevar a una persona ante los tribunales, aunque en un grupo de estados claramente minoritarios.

Las penas que se imponen a adúlteros y concubinos son muy diversas dependiendo de la región geográfica y la religión del país. De esta manera, una infidelidad puede ser castigada desde con una multa leve, hasta con una condena de muerte por lapidación.

Lapidaciones en Irán | antena3.com

Además, no es ninguna sorpresa que, excepto en India, dónde las mujeres están exentas de las consecuencias de cometer este delito, las condenas de los hombres suelen ser mucho menores que la de las féminas.

El caso de los países que se rigen por la sharia, como Irán, es el más severo. La ley de estos estados consiste en una interpretación literal de los textos religiosos islámicos, dónde el adulterio es castigado conflagelaciones de 100 latigazos para los solteros y penas de muerte por lapidación para los casados.

Sin embargo, no solo en los países regidos por la ley islámica el adulterio es considerado delito; países desarrollados como Estados Unidos también incluyen la infidelidad en sus Códigos Penales, aunque, eso sí, las penas son mucho más suaves y , en algunas ocasiones, incluso se consideran simbólicas.

Parece inverosímil, pero como muestra el vídeo, el adulterio es un delito que sigue recogido en el Código Penal en muchos más países de los que comúnmente se cree.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

No solo en Canadá: en estos países también se ha legalizado la marihuana

¿Dónde han enterrado otros países a sus dictadores?