En cuestión de suicidio, las estadísticas no son fiables, los profesionales de la salud advierten de que al certificar una de esas muertes, generalmente, se omite especificar que fue por decisión propia y simplemente se registra una causa física: ahogamiento, ahorcamiento, intoxicación.

En un país dónde la estadística de suicidio podría ser el doble o el triple, si se incluyesen debidamente datos reales, los poderes públicos no se sienten llamados a tomar medidas, ni la opinión pública lo percibe como algo necesario.

Para investigar el suicidio adolescente desde un punto de vista teatral, se buscó premeditadamente a un profesor de secundaria que también fuera escritor y dramaturgo. Suerte que existía Fernando J. López.

El proyecto consistió en una obra de teatro escrita en ensayos y talleres, hasta dar a luz una obra que ha colgado el cartel de "completo" todos los días de su representación, con entradas agotadas desde semanas antes de su estreno.

Un éxito de crítica y público que pone en evidencia el fracaso del sistema sanitario y educativo público español.

#Malditos16 fue el resultado de ese trabajo con psicólogos, profesores y víctimas. Los actores tuvieron que remangar sus emociones y sumergirse más allá de lo que suele suponer una obra de teatro al uso.

El texto de la obra pone los pelos de punta y un nudo de vergüenza en la garganta: España mira a otro lado cuando se habla de suicidio adolescente.

“En España hay un suicidio cada hora. Ésta es la segunda causa de muerte entre adolescentes. Nadie destina ni un euro a prevenir esta situación”, explica López en esta entrevista para Tribus Ocultas, que puedes ver más amplia en el vídeo superior.