Al ver que su nieto se había dejado la mayor parte de un pastel de su 18 cumpleaños del día anterior, decidió llevárselo al centro hospitalario para invitar a todo el equipo de enfermería.

Pero el anciano no sabía que la tarta llevaba un ingrediente sorpresa: cannabis.

“Estaban comiendo el pastel y luego, al poco tiempo, todo el personal estaba como fuera de sí”, ha declarado una fuente anónima al diario local Manchester Evening News.

La situación derivó en una llamada a la policía: alguien avisó de que estaba sucediendo algo extraño en el hospital.

Los agentes confirmaron el insospechado ingrediente del pastel y tomaron declaración al anciano.

Una vez confirmado que no era consciente de ello y que no hubo ninguna mala intención, decidieron no tomar ningún tipo de medida.

Eso sí: antes de irse le recomendaron al hombre tener una larga charla con su nieto. Y prestar más atención la próxima vez.