El gran triunfo del machismo es pasar desapercibido

El gran triunfo del machismo es pasar desapercibido

La cultura de la violencia

El gran triunfo del machismo es pasar desapercibido, hacerse invisible pero detrás de comportamientos que consideramos normales, subyace una estructura de poder basada en la jerarquía de mando y privilegios que acaba condicionando las formas de estar en el mundo de las personas según sean hombres o mujer.

Violencia de género
Violencia de género | Agencias
Cristina Alonso
  Madrid | 28/04/2019

Esto es debido a que vivimos en una sociedad patriarcal, es decir, androgénica, donde el hombre es el eje de TODO, en donde la cultura machista transmitida a través del lenguaje y las bromas y/o chistes (el lenguaje invisibiliza a las mujeres, no, la -o no es neutra porque no existe lo neutro en una sociedad patriarcal, y lo que se no se nombra no existe y por tanto no se valora ni mucho menos se ve como un igual por eso se desprecia.

Las mujeres somos lo otro), la cultura de la violencia transmitida a través de los roles de género, en los medios, la publicidad, la literatura, el arte, el cine, los videojuegos (el consumo de violencia, evidentemente, no convierte en asesinos a quienes visionan/oyen horas y horas de escenas/canciones de crueldad, pero influye y modela los deseos y conductas a la vez que naturaliza la violencia.

Es decir, los niveles de tolerancia a la agresividad están excesivamente altos y por tanto mucha agresividad se percibe como no agresividad aunque lo sea) y la cultura de la violación transmitida a través de la industria pornográfica (el porno es quien forma sexualmente a las criaturas-adolescencia), mandan.

Hablamos mucho, por razones obvias, de las consecuencias de la feminidad hegemónica, La mística de la feminidad de Betty Fiedman, El mito de la belleza de Naomi Wolf, por poner dos grandes ejemplos pero hay miles, y no tanto de la masculinidad hegemónica, hablemos:

La masculinidad hegemónica está asociada:

1. Con el deporte. El tamaño y la fuerza. Los niños van a tener que enfrentarse a mucha frustración en la vida porque ser un hombre no tiene nada que ver con el tamaño (cachas) y la fuerza aunque sea lo que se les haga creer.

2. Con el éxito económico. Si estás construyendo tu sentido de la masculinidad basándote en el poder y las posesiones siempre habrá alguien que tenga más. Eso lleva a una vida vacía de desear más y más a expensas de lo verdaderamente importante en la vida. Cuando un niño se presenta ya programado por la masculinidad hegemónica (3/4 años)va a tener opciones muy limitadas en su vida y nunca la sentirá como suya.

3. Con el éxito con las mujeres y jactarse de ello. Asociar el éxito con las mujeres a la masculinidad es MUY deshumanizan sobre todo para nosotras pero también para ellos.

Estas tres asociaciones de lo que es ser un hombre genera chicos jóvenes desesperados por demostrar su masculinidad porque ganan:

1. Crear unos lazos impermeables entre ellos que durarán toda la vida. Solidaridad horizontal con sus iguales. Pacto entre caballeros, pactos patriarcales, con un código de silencio cuando pasan cosas malas.

El miedo que muchos hombres sienten a que los repudien es lo que hace que guarden silencie y no actúen éticamente. Hay muchas fuerzas en la cultura masculina que los hacen callar incluso cuando saben que algo está mal no dicen ni hacen nada porque calculan que si dicen o hacen algo perderán su estatus en su cultura de colegas.

2. La sensación de que las chicas no pueden hacer eso. Jerarquía de mando, los hombres son superiores a las mujeres y tenemos derechos sobre ellas.

Y tiene su reverso:

- El bullying lo realizan mayoritariamente niños hacia otros niños y a no ser que sean palizas pasa desapercibido ya que no se detecta como violencia debido a esa socialización de la masculinidad asociada a la violencia y la fuerza de ahí la creencia falsa de “es que los chicos juegan así, a lo bruto”.

- Los accidentes de tráfico por ir con excesiva velocidad son causados mayoritariamente por hombres. Un hombre no puede ser precavido ni cuidadoso que eso es de mujeres pero sin embargo “mujer al volante, peligro constante” ay, las trampas del lenguaje machista, las mujeres conducimos mejor lo dicen los datos.

- Las violaciones, tanto a mujeres como a otros hombres, la realizan mayoritariamente hombres. Tan mayoritariamente como un 99%, vaya.

- La violencia sexual a menores la comenten mayoritariamente hombres. Muy mayoritariamente.

- El ciberbullying lo realizan mayoritariamente hombres. Equiparar control a acosar es muy de hombre patriarcal.

- Los deportes de riesgo los realizan mayoritariamente hombres y como bien dice el propio nombre de riesgo a morir.

- Hombres jubilados que entran en depresión porque no saben qué hacer con su vida ya que su vida era únicamente trabajar y su identidad como hombre estaba basada en el hombre como sustentador y por tanto se sienten inútiles.

Pero en vez de revisionarse se alejan, como si fuera una cosa que no tuviera nada que ver con ellos y su identidad como hombres. Ese es el motivo de que ante hechos de violencias machistas tilden de monstruos, locos, enfermos, tarados a los hombres que los realicen y así no tienen que pensar en nuestra cultura ni en el género, en qué enseñamos a los niños y las niñas, en qué contamos y cómo en los medios de comunicación ni en ayudar a adquirir nuevas formas de masculinidad.

No tienen que pensar en el mensaje contradictorio que damos a los niños y hombres sobre la violencia a todas horas. La cultura patriarcal define hombría de una sola manera que es muy dañina para las mujeres y para los propios hombres. Pero hay modos saludables de definir la hombría, deben, debemos, pensar en la masculinidad de un modo crítico en vez de a la defensiva para conseguir un mundo mejor para todos y todas.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.