"Ser española es poder ir al hospital gratis. Me enorgullece mucho la Seguridad Social", dice Beatriz

"Ser española es poder ir al hospital gratis. Me enorgullece mucho la Seguridad Social", dice Beatriz

Una catalana, una gallega y un vasco que viven en Madrid nos cuentan qué es ser español para ellos

Ser o no ser español: he ahí la cuestión que ronda las conversaciones, los medios, las discusiones. Un vasco, una gallega y una catalana, que viven en Madrid, nos cuentan qué es para ellos ser español.

Sendoa, vasco y residente en Madrid, nos explica qué es ser español
Sendoa, vasco y residente en Madrid, nos explica qué es ser español | Remitido

SABINA URRACA | @SabinaUrraca | Madrid | 14/02/2018

¿Qué es ser español? ¿En qué parte del cuerpo se siente? ¿Es algo que escuece, o más bien un masajito dado con brío? ¿Es bueno sentirse español, o, por el contrario, debemos denostar y avergonzarnos de esta pútrida -y bella al mismo tiempo- patria nuestra? ¿Son españoles sólo los que pisan la meseta central? ¿Son españoles solamente los que ostentan banderas rojigualdas en los balcones? ¿Es normal llorar cuando una se ha tomado tres copas y suena en una caseta de feria Suspiros de España?

Así, por rizar el rizo, por añadirle un poco más de salsilla picante al asunto, pregunté a una catalana, una gallega y un vasco que viven en Madrid si se sentían españoles, y qué es exactamente eso de ser españoles.

Angélica se crió en Cataluña

Angélica Portaña vive en Madrid, aunque se crió en Cataluña. Además de esas dos identidades, se siente española, catalana, aragonesa, napolitana, norteamericana, japonesa e india, por nombrar unas cuantas identidades de las que siente que la conforman.

"Siempre siento que soy de estos lugares, pero también de otros que no pisaré físicamente en la vida", afirma, sorteando estoicamente la expresión 'ciudadana del mundo'. A pesar de haber crecido en Cataluña, es hija de aragonés y napolitana, ha viajado por todo el mundo y tiene amigos de todas partes.

Angélica en la Plaza de Catalunya con su hermano | REMITIDO

"Ser española, para mí, es ser de un lugar, una nacionalidad, y a veces también un sentimiento", afirma. Entre las cosas que ama de su identidad española se encuentran, entre otras, la tortilla de patatas, la siesta, el bar de pueblo con todo el set de parroquianos, Gómez de la Serna, José Luis Berlanga, Camilo José Cela, la Veneno, Joselito (antes y después de pasar por aquel reality), el señor que se inventó la fregona y la seguridad social.

"Hasta hace poco, también me gustaba vivir en la ilusión de sentirme arropada por el estado de bienestar", deja caer.

A pesar de pertenecer a una comunidad con identidad tan arraigada como la catalana, Angélica no siente que pierde algo viviendo en Madrid, ni siente desarraigo. "Amo Cataluña con todo mi corazón, pero no siento nostalgia. Madrid es una ciudad que me fascina. Pero lo cierto es que te mentiría si te dijera que no echo de menos algunas cosas. Allí he crecido, hay un montón de gente a la que quiero, allí están mis recuerdos de infancia...", explica.

Pero luego recapitula y añade: "Bueno, también mis recuerdos de infancia están en Aragón. Y en Italia. Y en las películas de Hollywood y en los libros de Roald Dahl".

Beatriz, gallega

Beatriz Lobo, gallega residente en Madrid, cree que ser española sólo tiene sentido fuera de España. "Para mí ser española es reírme con la boca abierta, tocar mucho a las personas y poder ir al hospital gratis. Me enorgullece mucho la Seguridad Social", confiesa.

Beatriz en un baile del colegio | REMITIDO

Sin embargo, poniendo frente a frente sus identidades, reconoce sentirse más gallega que española. "No sé si es a fuerza de escucharlo mucho, que se hace la galleguidad, si estoy condicionada por los tópicos, pero lo cierto es que sí soy morriñenta y cuando he vivido en el extranjero he recurrido a vídeos de gaiteiros para sentir ese calorcito patrio que no me da la bandera de España", recuerda.

Beatriz ha vivido en Francia, Alemania y Rumanía, y siempre que le preguntaban de dónde era, especificaba que de "a weird corner on the very northwest of Spain" (un rincón raro en el noroeste de España). "Básicamente, lo hacía para que no se pensasen que era yo de castañuelas", reconoce.

Sendoa llegó del País Vasco a Madrid

Sendoa Bilbao es vasco, como su nombre deja traslucir. Asegura no verse nunca en situaciones en las que tenga que pensar si es español o no. Desde la infancia se le ha mostrado que sentirse español era lo contrario a sentirse vasco. Ha vivido en un entorno fuertemente nacionalista e independentista y con una identidad muy enraizada. Ahora vive en Madrid desde hace años.

"Así, de primeras, me siento tan español como me puedo sentir hombre: nada, solamente porque lo pone en mi DNI", asegura Sendoa. "Es curioso, porque no me siento español pero sí madrileño.

Soy muy vasco, me siento portugalujo, bilbaíno y también muy madrileño", explica. Aunque sí que reconoce ciertos factores que pueden hacerle sentir cercano al concepto de ser español, teclas que saltan en algunas ocasiones.

Sendoa de niño con amigos | REMITIDO

"A veces, siento cierta afinidad con esa creatividad salvaje que surge en los españoles con todo lo que tiene que ver con la fiesta y el disfrute", reconoce. Aunque también identifica este sentimiento cuando lo acogen con cariño como vasco, o en la violencia que siente cuando algún vasco repudia o insulta a los españoles o a Madrid.

"Es incómodo ver a vascos criticando España o Madrid, considerando la ciudad en la que vivo como la cuna de lo facha y del PP, sin saber en realidad cómo es vivir aquí", dice con cierto pesar.

En general, además de las situaciones que me he contado, Sendoa sintetiza explicando que su identificación con España surge cuando se habla de España desde fuera de ella, o cuando habla sobre España gente que se siente ajena a ella.

Llama la atención cómo, en una cultura tan arraigada como la vasca, el sentimiento de españolidad resulta casi esquizofrénico, confuso, lleno de matices.

"Me siento muy vasco, y quizá el no vivir en el País Vasco ha hecho que se haya hecho más fuerte esta identidad. Madrid es una ciudad que me ha acogido con los brazos abiertos, me ha hecho sentir que formo parte de ella. Es aquí donde he encontrado el trabajo que quiero, la casa donde quiero vivir y la gente a la que quiero. Todo lo que tiene que ver con mi identidad vasca siempre ha sido recibido con cariño, interés y buen humor aquí", puntualiza.

En cuanto al sentimiento en bruto, Sendoa reconoce que le cuesta decir y sentir que es español. "Creo que desde la política, el centralismo y desde los medios de comunicación se ha intentado estandarizar la cultura española con sus propios clichés y con el castellano como base. En realidad, me gustaría sentirme más español, pero me lo ponen difícil", reconoce.

Además, cree que un cierto aperturismo y la integración de culturas favorecerían esta sensación de pertenencia. "Durante mucho tiempo, la cultura vasca ha estado en un limbo; eso debe cambiar, y de algún modo creo que está pasando. Si el vasco es español debería estar más presente en los medios, educación y cultura española", puntualiza.

Tras entrevistar a Angélica, Beatriz y Sendoa, es evidente que el sentimiento de españolidad, esté más o menos presente, es algo que fluctúa y que depende enteramente de en qué momento o lugar nos encontremos, o incluso dónde tengamos puesto el foco mental en ese momento. "En realidad, esta idea que defiendo de una identidad española compuesta por una decena de identidades autonómicas desaparece cuando pienso en la cantidad de culturas de todo el planeta que convivimos en una ciudad como Madrid", concluye.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.