El nuevo estadio del Atlético de Madrid se llama Wanda gracias al fundador y presidente del conglomerado internacional Dalian Wanda Group, el magnate Wang Jianlin. Jianlin es el hombre más rico de China, que no es poco. Gracias a los negocios inmobiliarios y a los del sector del ocio y el espectáculo, este empresario ha conseguido entrar en la lista de los 20 hombres más ricos de mundo con una fortuna que supera los 31.000 millones de dólares, erigiéndose como en el chino más rico del planeta.

Hace mucho tiempo quizá, pero de unos años para acá ya no nos sorprende prácticamente nada proveniente del Gigante Asiático. Y menos si hablamos de dinero y economía. Nos pasamos el día hablando sobre la expansión del Imperio chino, las más de las veces, y es algo que me hace mucha gracia, desde este casi ramplón y cotidiano ejemplo.

Es muy tarde, todos duermen. Todos excepto tú, que estás trabajando o simplemente te has desvelado. Y no sólo eso, sino que además te apetece, por ejemplo, chocolatinas o cigarrillos. Pues bien, para saciar ese antojo sólo tienes que bajar a esa pequeña tienda situada junto a tu portal y alguien de nacionalidad china abrigado con un plumas y guantes te esperará al otro lado del mostrador mientras lucha contra el sueño frente a un monitor en el que se está reproduciendo una película, por supuesto, de nacionalidad china.

Si le explicas de manera fácil y sintética qué es el comunismo y qué es el capitalismo a un niño, lo más probable es que sitúe a Jianlin en el capitalismo y no en el comunismo. Cuando le cuentes que Jianlin va a construir un parque temático de 1,3 kilómetros cuadrados dedicado al primer centenario del Partido Comunista Chino, y que va a invertir de su propio bolsillo la nada desdeñable cifra de 1.700 millones de dólares, lo más probable es que a ese niño le explote la cabeza. Aunque también es probable que desconozca la envergadura de esta cantidad de dinero y kilómetros cuadrados.

Estamos hablando de una especie de pueblo turístico que se levantará en Yan'an, centro de la Revolución Comunista, a 1.000 kilómetros de Pekín, y que estará inspirado en ‘La Larga Marcha’, no en la novela de Stephen King sino en la mítica Larga Marcha que llevó a la creación del Partido Comunista de Mao Tse Tung. Un partido que actualmente cuenta con casi 90 millones de miembros y que se ha convertido en una de las mayores organizaciones políticas del mundo.

Jianlin ha querido estar a la altura de las circunstancias. Cines, teatros, centros comerciales, parques, hoteles, restaurantes y réplicas de Mao a lo Mickey Mouse con las que podrás hacerte fotos. Otra de las claves para entender la existencia de este complejo es saber dónde acaba el altruismo comunista y dónde empieza la estrategia capitalista, supongo que el tiempo nos lo dirá.

Al pensar en parques de atracciones y comunismo me ha venido a la cabeza El Martillo, muchos habréis visto esta atracción en alguna feria e incluso os habréis subido en ella. Esta pensando en que si le añadimos una hoz obtenemos como resultado la atracción comunista perfecta.

Todos los edificios han sido diseñados emulando a los de los años 30, cuando en plena Guerra Civil China, Yan'an se convirtió en el refugio del bando comunista y en un icono de la lucha obrera.

Otra de las pretensiones es que este parque de atracciones y esta ciudad sean una especie de centro de peregrinaje del Comunismo, de Mao, e imagino que también de Jianlin, quien por cierto, hace unos años tuvo su primer contacto empresarial con nuestro país cuando compró el madrileño Edificio España. Me asalta una pregunta: ¿la entrada a este templo del Comunismo será gratuita para el proletariado?