Esa fue la idea inicial del proyecto Sandgrains, del fotógrafo y científico estadounidense Gary Greenberg, que ha realizado algunas de las más espectaculares instantáneas de la arena jamás tomadas.

Las fotografías forman parte de un libro y una página web, donde retrata y amplia arena de playa procedente de playas de todo el planeta, desde Hawai a Japón, e incluso de la Luna.

“A simple vista, las diminutas partículas que forman la arena son poco inspiradoras. Sin embargo, bajo el microscopio todo cambia”, ha declarado Greenberg.

“Al observar la arena de cerca nos encontramos inmersos en un mundo de colores brillantes, formas orgánicas e impresionantes patrones naturales”.

Todo un mundo paralelo que se escapa al ojo humano.