Los altavoces Sonos no son precisamente los más vendidos del mercado, ni pretenden serlo. Son una firma que se ha especializado en altavoces de alta gama, y sobre todo en un sistema propietario que se ha caracterizado estos años por poder enviar sonido a varios altavoces a la vez, independientemente de lugares de la casa donde se encuentren. Lo que se conoce normalmente como tecnología Multi Room, que Sonos ha sabido explotar muy bien hasta el punto de contar con la tecnología más avanzada del mercado en este campo. A principios de esta semana saltaba la polémica alrededor de la firma, al anunciar esta que varios de sus dispositivos dejarían de recibir actualizaciones de software a partir del mes de mayo. Pero eso no era lo peor, porque desde la propia firma no podían asegurar si los altavoces podrían seguir funcionando más adelante cuando se acabaran las actualizaciones.

Sonos se echa ahora atrás, ¿Qué ha pasado?

Los altavoces de esta marca no solo son famosos por su tecnología Multi Room, sino también porque sus altavoces han demostrado que tras una década en el mercado siguen funcionando como el primer día. Y no solo eso, sino que además han estado recibiendo las actualizaciones de sistema pertinentes para poder seguir funcionando perfectamente y también para añadir nuevas funcionalidades. En su anuncio de esta semana Sonos aclaraba que esta decisión venía obligada porque el hardware de sus dispositivos más antiguos ya se había quedado obsoleto para seguir recibiendo nuevas actualizaciones.

Altavoces Sonos One | Sonos

Pero las quejas por parte de los usuarios no se han hecho esperar, porque en otro tipo de producto se puede entender este tipo de decisiones motivadas por un hardware obsoleto, pero no en este caso. La alternativa dada por la firma para sus actuales clientes era cuando menos dudosa. Porque les ofrecían activar el modo de reciclado a cambio de un 30% de descuento en la compra de un nuevo altavoz. Lo peor de todo es que la activación de este modo deja inservible el altavoz, aunque funcione a la perfección, esto obliga a los clientes a tener que comprar uno nuevo y no vender el antiguo de segunda mano, algo sin duda inaceptable para los usuarios.

Así que la polémica estaba servida, por un lado, Sonos deteniendo las actualizaciones sin asegurar que los dispositivos sigan funcionando, y por otro lado los clientes indignados al comprobar que la única alternativa es dejar inservibles los altavoces que funcionan perfectamente para comprar otro por un dineral, aunque tenga descuento. Esta polémica finalmente ha obligado a Sonos a dar marcha atrás, y optar por cancelar los planes iniciales. Ahora aseguran que sus productos más antiguos dejarán de recibir actualizaciones con nuevas funcionalidades, pero a diferencia de lo que habían mantenido hasta ahora, sí que ofrecerán nuevas actualizaciones de seguridad y críticas para permitir que los dispositivos más antiguos sigan funcionando como el primer día. Por tanto, si tienes uno de los siguientes dispositivos de Sonos:

  • Zone Players, Connect y Connect originales: Amp (lanzado en 2006; incluye versiones vendidas hasta 2015)
  • Play: 5 de primera generación (lanzado en 2009), CR200 (lanzado en 2009)
  • Bridge (lanzado en 2007)

Como veis hay dispositivos con hasta diez años de antigüedad, y ahora seguirán funcionando normalmente, hasta que (según Sonos) no haya otra alternativa para que puedan seguir funcionando correctamente.