TecnoXplora » Gadgets

EXPERIMENTO DE TACCHINI

SPOOK-I: Siente el espionaje de la NSA en tus propias carnes

A menudo perdemos la perspectiva y no logramos valorar hasta qué punto ponemos en peligro nuestra privacidad. Poco importa que nos lo recuerden una y mil veces, nos cuesta hacernos a la idea de que estamos siendo vigilados. Para experimentar ese control en primer persona, el diseñador Francesco Tacchini ha creado SPOOK-I, un dispositivo que emula ciertos procedimientos empleados por la NSA.

Así espiaría la NSA

ied.rca.ac.uk Así espiaría la NSA

Publicidad

Cuando leemos acerca de las técnicas de espionaje empleadas por la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (la famosa NSA), apenas si podemos hacernos a la idea de lo que se siente al estar bajo la estrecha vigilancia de uno de los servicios de inteligencia más temibles del mundo. No obstante, seguro que a más de uno le hubiera gustado estar en el pellejo de alguien como Edward Snowden durante unos minutos para probar la experiencia.

Ahora los más osados podrán vivirlo en sus propias carnes. Gracias a SPOOK-I, un dispositivo creador por Francesco Tacchini, podremos comprobar cómo la NSA se cuela en nuestros dispositivos móviles sin ningún tapujo, analiza las comunicaciones con nuestros contactos y nos vigila.

Con el propósito de mostrar los mecanismos que utilizan los aparatos del poder para controlar a ciertos ciudadanos, este diseñador italiano afincado en Londres ha desarrollado un artefacto que reproduce fielmente dos de las técnicas que empleaba la NSA: CANDIGRAM y SPOOK. Y sí, efectivamente, hablamos en pasado. Dicho organismo dejó de utilizarlas en el momento Edward Snowden las reveló en 2013 (de ahí que sepamos tanto de ellas) y puso al mundo sobre aviso de las argucias de la inteligencia norteamericana.

Aparato para sentir el espionaje de la NSA en tus propias carnes

El artefacto diseñado por Tacchini, que ha sido instalado en el Royal College of Art de Londres, está programado para acceder a los teléfonos móviles, tabletas u ordenadores conectados a la red WiFi del recinto. Y no, no sustraen ningún dato a quienes se acercan por allí: de lo que se trata es de mostrar cómo lo harían los espías estadounidenses en caso de que te considerasen sospechoso de transmitir información confidencial.

Dos veces por minuto, una placa de Arduino instalada en su interior activa el artefacto. Las luces comienzan a parpadear y el dispositivo pone en marcha el mismo mecanismo utilizado por la NSA en la operación CANDYGRAM. Como si de una torre de telefonía se tratase, en la misma frecuencia en la que opera el WiFi, el SPOOK-I recopila la información del 'smartphone' que esté en su radio de acción y la envía a un centro de control.

De hecho, para demostrar que ha sido capaz de completar esta acción, este instrumento desarrollado por Tacchini deja constancia en una pantalla a la vista de todo el mundo el nombre del usuario que se registró para acceder a la red del Royal Collegue of Art. Y ahí no acaba todo. A través de señales de audio de alta frecuencia, imperceptibles para el oído humano, el artefacto pone en marcha la segunda táctica que utilizaba la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense, la SPOOK. Así es como la NSA lograba acceder a todos los dispositivos equipados con altavoces para rastrearlos.

Y por si aún no andamos suficientemente atemorizados, para demostrar que no hay ni trampa ni cartón y emular el verdadero procedimiento de la NSA, el SPOOK-I manda un correo electrónico al usuario y le advierte de que está siendo investigado como parte de una operación secreta llamada 'CANDYGRAM'. Efectivamente, es la misma que se activó después de que Snowden filtrase ciertos documentos secretos alertando de que ciudadanos inocentes de todo el mundo estaban siendo vigilados.

En el email podemos leer: "Este dispositivo está ahora bajo vigilancia: se ha añadido en una frecuencia de radio controlada por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos". En el mismo se detalla como la operación 'CANDYGRAM' quedó al desubierto en 2013 cuando Edward Snowden reveló información confidencial acerca de distintos programas de vigilancia que la NSA había llevado a cabo.

También cuenta que el diario alemán Der Spiegel publicó "la caja de herramientas de la NSA", así como el funcionamiento de la tecnología que ha empleado para acceder el propio dispositivo.

Después de recibir este correo electrónico, las luces del aparato se apagan. En ese instante, la red deja de estar intervenida por el SPOOK-I, los nombres de los usuarios que han sido registrados en la pantalla desaparecen y todo parece volver a la normalidad.

El principal objetivo de Francesco Tacchini con este proyecto no es otro que alertar de los mecanismos ocultos que existen cuando damos nuestros datos sin el más mínimo reparo para poder descargar una aplicación en nuestro 'smartphone' o para crear una nueva cuenta de usuario en alguna red social.

Ahora, proyectos como SPOOK-I nos permiten sentir en primera persona cómo alguien se cuela en nuestras conversaciones privadas, en aquello que tenemos en nuestro teléfono o nuestro ordenador, sin que nos percatemos y dejándonos sin capacidad alguna de reacción. Así que, ya sabéis, más vale andarse con cuidado.

Publicidad