Cuando usar paracetamol y cuando ibuprofeno.

El ibuprofeno tiene una acción analgésica, antipirética, antinflamatoria y antiagregante plaquetaria reversible. Está indicado para el tratamiento del dolor agudo o crónico de cualquier causa (reumática, infecciona, odontológica o artrósica) y también puede usarse para controlar la fiebre.

La dosis depende de la edad de quien lo toma. Para bebés y niños pequeños dependerá del peso y se deberá ajustar la dosis que suele administrarse en forma de jarabe; mientras que en adultos las dosis pueden ser más altas.

El consumo continuado de ibuprofeno puede tener riesgos. Está contraindicado en caso de insuficiencia cardíaca, hepática o renal y patología gástrica. De hecho su uso continuado puede dañar el estómago por eso se recomienda tomarlo con alimentos.

Los pacientes con asma también deben prestar una atención especial a su consumo debido a que puede agudizar los síntomas. En cuanto a las mujeres embarazadas, está contraindicado en el último trimestre porque se considera de categoría B-C (para el primer y segundo trimestre)

Se puede tomar de forma libre hasta los 400 miligramos y para la toma de 600 miligramos ya es necesaria receta médica. Los expertos advierten de que tomar dosis de 600 miligramos sin indicación médica no aportan beneficios para el dolor leve y, sin embargo, sí pueden provocar efectos adversos. Además, alertan de que tomar más de 2.400 miligramos al día aumenta el riesgo de sufrir infarto o ictus.

Algunos de los efectos adversos del ibuprofeno con el la hipertensión arterial, broncoespasmo, pirosis gástrica, insuficiencia gástrica, entre otros.