El confinamiento y adaptarse a la nueva normalidad ha supuesto un gran reto para la salud mental de la ciudadanía. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya advirtió en mayo sobre el menoscabo al bienestar emocional debido a la pandemia del coronavirus y el aumento de síntomas de depresión y ansiedad entre la población.

Para evitar que el estrés, insomnio, ansiedad, depresión o frustración ligados al confinamiento se queden con nosotros, AXA da unos consejos para conseguir el bienestar en esta nueva normalidad.

1. Expresar nuestras emociones

En ocasiones, pensamos que expresar nuestras emociones es un acto de vulnerabilidad y estos comportamientos se convierten en una barrera para la gestión emocional. Es importante aprender técnicas para expresar nuestras emociones.

Nieta abrazando a su abuela | Pexels

2. Pensar que los cambios pueden ser buenos

Estar abiertos a que haya cambios y creer que pueden ayudarnos a mejorar nuestra situación actual.

Mujer con mascarilla | iStock

3. Llevar a cabo técnicas de relajación

Esta práctica nos ayudará a calmarnos cuando nos sintamos estresados. Desde la respiración diafragmática, hasta la práctica de mindfulness. Estas técnicas además pueden ayudarnos a mejorar la calidad del sueño, un factor clave para tener una buena salud emocional.

Mujer practicando mindfulness | Pexels

4. Tener hábitos saludables y rutinas

Los horarios son esenciales, desde la hora de la comida hasta el tiempo de ocio si estamos trabajando desde casa. Es importante cuidar nuestra alimentación y llevar una dieta equilibrada y variada, además de hacer algo de ejercicio de forma regular.

Agenda | Pixabay

5. Tiempo de calidad con familia y amigos

Ahora más que nunca es vital pasar tiempo con la familia y los amigos, siempre respetando las medidas sanitarias para evitar contagios. Ellos nos aportarán la energía que necesitamos.

Un grupo de amigos se reúne en una terraza de Barcelona | Efe

6. No tener miedo a acudir a un profesional

Podemos seguir consejos, pero siempre es importante que también podemos contar con la ayuda de un profesional . Si creemos que tenemos algún malestar emocional, contar con ayuda de un experto es igual de necesario que cuando pensamos que tenemos una enfermedad y vamos al médico.

Una persona en terapia | Pexels