El movimiento asociativo de Salud Mental España tiene la identidad visual con la que conmemorará el próximo Día Mundial de la Salud Mental 2022. La imagen ilustra el lema elegido por votación popular ‘Dale like a la salud mental. Por el derecho a crecer en bienestar’.

La temática de este año toma de referencia la línea marcada a nivel internacional por la Federación Mundial para la Salud Mental (WFMH), que es el bienestar y la salud mental de todas las personas como una prioridad global. Sin embargo, el movimiento asociativo de nuestro país ha focalizado la propuesta en la infancia, la adolescencia y la juventud, colectivos cuya salud mental es más vulnerable y que requieren de mayores esfuerzos.

Una de las principales asignaturas pendientes de la sanidad española que es urgente mejorar es la salud mental infanto-juvenil. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo, una de cada siete personas jóvenes de 10 a 19 años padece algún trastorno mental.

El objetivo del lema, de la identidad visual y de las acciones que se realizarán por el Día Mundial de la Salud Mental 2022 es interpelar e involucrar en el cuidado y la protección de la salud mental desde la primera infancia, no solo a instituciones y agentes decisores, sino también a jóvenes y adolescentes, así como a familias con niñas y niños, y a las comunidades educativas, para que presten atención a la salud mental y le otorguen la importancia que tiene en la vida de las personas, prácticamente desde que nacen.

La imagen, creada por el diseñador Antonio Lorente, pretende conectar con la población más joven, poniéndoles en primer plano y haciendo un guiño a una de las vías de comunicación que más utilizan jóvenes y adolescentes: las redes sociales. La ilustración es como si estuviésemos ante la publicación de un post, en la que el de texto es ‘Dale like a la salud mental. Por el derecho a crecer en bienestar’ y la foto es un selfie en la que aparecen un grupo de adolescentes en un entorno lúdico, pero con diferentes expresiones en sus rostros.

Esta escena introduce, además, una de las temáticas clave: los altos niveles de uso de las redes sociales y su correlación con la aparición de depresión, ansiedad, estrés, adicción a internet, etc. Al fondo, se distinguen más personas, entre ellas un hombre sosteniendo a un niño pequeño. La idea es posicionar a niñas, niños, adolescentes y jóvenes como protagonistas del Día Mundial de la Salud Mental.

Se calcula que más del 13% de los y las adolescentes de 10 a 19 años padecen un trastorno mental, según un informe de UNICEF.

También según este informe, La ansiedad y la depresión representan alrededor del 40% de estos problemas de salud mental, y a esto hay que sumar el malestar psicosocial de niñas, niños y jóvenes que no alcanza el nivel de trastorno mental, pero que perturba su vida, su salud y sus expectativas de futuro.

La educación emocional es una de las piezas clave para fomentar la salud mental desde las primeras etapas de la vida. Pero, además, existen una serie de factores de riesgo que influyen en la salud mental de los jóvenes como son haber sido víctima de abusos sexuales, de acoso escolar o ciberbullyng, el género, las expectativas sobre el empleo o el cambio climático, las adicciones con o sin sustancia, la soledad no deseada, ser migrante o haber sobrevivido a un conflicto bélico.

Por ello es prioritario incrementar los recursos destinados a estos grupos que abarquen la prevención y promoción de la salud mental, la detección, el diagnóstico, el tratamiento y la continuidad de cuidados de los trastornos mentales.