Seguro que te interesa

5 cenas de Nochebuena muy especiales en Barcelona

5 cenas de Nochebuena y lujo en Madrid

Harina, leche, mantequilla, azúcar, huevo y agua de azahar son los ingredientes confesables con los que se elabora su masa, muy parecida a la de un brioche. En muchas pastelerías se rellenan con nata o incluso con chocolate, crema o cabello de ángel. Eso va al gusto del consumidor. Lo fundamental es que esté jugoso y esponjoso y que tenga ese toque a mantequilla y a azahar que distingue a los buenos de los malos roscones de Reyes. Y cuidado con encontrar el haba, ya que la tradición dice que quien la encuentra, paga el roscón. Aquí te damos algunas pistas de dónde se elaboran algunos de los mejores.

Antigua Pastelería del Pozo. Pozo, 8 Madrid. La confitería más antigua de España (fundada en 1830) apuesta por la elaboración tradicional: sin fruta ni relleno, aromatizado co agua de azahar, con ralladura de naranja y de limón y un chorrito de ron. Su precio oscila entre los 11 euros (el más pequeño) y 44 euros (para 10 o 12 personas).

Antigua Pastelería del Pozo, en Madrid | Plate Selector

El Horno de San Onofre. San Onofre, 3 (y cuatro sucursales más) Madrid. Esta clásica panadería-pastelería (en funcionamiento desde 1931) es toda una institución en lo que a este postre se refiere y en estos días llega a estos días llega a preparar más de 15.000 kilos de roscón. Su receta sigue siendo la fórmula tradicional: masa típica con agua de azahar, ralladura de naranja y topping de almendra picada, entre otros ingredientes. Se pueden comprar rellenos (nata, trufa, avellanas, crema tostada, cabello de ángel o frambuesa) o incluir con el roscón una tarrina con la crema elegida para que cada comensal se la administre al gusto. Y no faltan las frutas escarchadas, la almendra, el azúcar glas y la sorpresa interior.

El Horno de San Onofre, en Madrid | Don't Stop Madrid

Pastelería Hofmann. Carrer dels Flassaders, 44 Barcelona. Las propuestas de May Hofmann, discípula del maestro Lenôtre, para el roscón de Reyes que ofrece en su elegante pastelería en el barrio del Born son la clásica o tradicional, que se rellena a gusto del consumidor de nata, chocolate, chantilly o mazapán; el de larga duración -o fermentación- cuya masa acaba pareciéndose al panettone italiano; o le Galette des Rois francés, con masa de hojaldre que rellena con crema de almendras.

Pastelería Hofmann, en Barcelona | El Plato Estrella

Pastelería Escribà. Gran Via de les Corts Catalanes, 546 Barcelona. El lema de esta pastelería en tercera generación es 'Aquí no sólo hacemos pasteles', toda una declaración de intenciones. El 'Mozart del chocolate', como es conocido Christian Escribà, apuesta por roscones tradicionales de frutas confitadas rellenos de crema quemada, mazapán o nata. Ah! y un poco de magia, que para eso es Navidad.

Pastelería Escribà | Barcelona Navigator

Pastelería Viena. Chile, 12. Logroño. El pastelero riojano Juan Ángel Rodrigálvarez los elabora con mantequilla, lo que le confiere un sabor especial, y harinas de altísima calidad, adquiriendo esa textura esponjosa y jugosa. Otra novedad es la fina capa de mazapán fresco en el interior y franchipán de almendra para dar esa sensación crujiente en el exterior, que culmina con sus joyas dulces (melón rojo, melón verde y naranja). Nata, trufa, praliné, crema, merengue son los rellenos. A gusto de cada uno.

Imagen no disponible | Atresmedia

Seguro que te interesa

Los dulces navideños más típicos de Europa

La Navidad ilumina las calles de todo el mundo