Viajestic » Espectacular

Naturaleza acuática

Lago Verde, un parque acuático natural muy especial

En Austria hay un parque natural que se sumerge en las aguas del deshielo. Su color verde esmeralda es uno de sus atractivos. Te invitamos a conocerlo.

Imagen no disponible

Montaje Imagen no disponible

Publicidad

Verónica Imedio | Madrid
| 30.05.2017 00:34

En la región austríaca de Estiria y rodeado por los bosques y montañas Hochschwab, está Grüner See (Lago Verde en español). Su nombre se debe al precioso color verde esmeralda que adquieren sus aguas debido a la vegetación.

Durante el invierno el lago tiene una profundidad de uno a dos metros y a su alrededor hay bancos, un pequeño puente que cruza el laguito y vegetación. Lo impresionante ocurre entre los meses de mayo y junio. Toda la nieve de las montañas sucumbe al deshielo y el agua termina en el área del lago. De esta forma el agua gana terreno a la tierra. Los bancos, un pequeño puente, árboles en su totalidad y rocas quedan sumergidos. De hecho, los meses de mayo y junio son los mejores, pues el lago consigue tener una profundidad de doce metros.

Imagen no disponible | Montaje

Es entonces cuando muchos buceadores se sienten atraídos por las aguas de este lago misterioso que aparece y desaparece. Debido a su origen montañoso el agua no supera los siete grados centígrados de temperatura. En el veraniego mes de julio el nivel freático comienza paulatinamente a descender.

Imagen no disponible | Montaje

Respecto a la fauna y flora hay una gran variedad, destacan las truchas y salmones, pequeños insectos, larvas y cangrejos. El fondo del lago es rocoso, pues es el sendero del parque natural por que el que caminan las personas en invierno, cuando está al descubierto.

Imagen no disponible | Montaje

El lago se ha popularizado mucho entre los buceadores, pues no pierden la oportunidad de observar los prados verdes que normalmente son la orilla del lago. No es nada raro encontrarse a personas nadando con los salmones.

Si aún no había plan para una pequeña escapada en la naturaleza, visitar Grüner See puede ser una muy buena alternativa. Por supuesto, no pueden olvidarse las aletas ni las gafas de bucear en casa, pues entrarán unas ganas irrefrenables de zambullirse en esas aguas verde esmeralda.

Publicidad