Aunque muchas veces pensamos que hay que viajar lejos para salir de lo que ya conocemos, también se nos pasan por alto otros lugares de Europa de los que seguro que no habíamos oído hablar. Esto mismo nos pasa con Alemania y sus islas.

Las islas del Mar Norte de Alemania no tienen mucho que envidiar a otras islas europeas. De hecho, cada una de ellas tiene una peculiaridad que la distingue de las demás y la hace más especial. Nosotros hemos querido hacer una pequeña selección con cinco de ellas, que seguro que te sorprenderán.

1. Sylt: esta isla es la más grande del archipiélago de las Islas Frisias. Sus paisajes pintorescos llaman la atención, pero también lo hace su gran playa de arena fina que tiene una longitud de 40 kilómetros. Los acantilados desde los cuales verás la grandeza del Mar Báltico te llaman a desconectar en este lugar y perderte por sus pequeños pueblecitos. Uno de los mejores planes que puedes hacer es coger una bici y recorrer la isla.

Borkum | Wikipedia (J -H Janssen, Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0 International license)

2. Borkum: durante muchos años, esta isla ha sido conocida por ser el balneario del Mar del Norte. Su clima siempre ha sido muy estable y su ambiente marino ha facilitado que los balnearios de la ciudad principal se dedicaran a tratar los problemas respiratorios de las personas. Uno de los eventos más importantes de la isla es el campeonato de voleibol playa, cuando más turistas recibe y cuando más gente verás por el paseo marítimo en puestos de comida y bebida, así como fuegos artificiales.

Langeoog | Pixabay

3. Langeoog: el símbolo de esta isla es su torre de agua construida en el año 1909 que todo el mundo quiere visitar mientras da un paseo por sus alrededores. La isla no permite la conducción de automóviles, por lo que las únicas tres maneras de recorrer la isla son: a pie, en bici o montado en un caballo (algo bastante típico). No solo merece visitar esta isla en verano, sino también en primavera u otoño, donde los colores de la isla también estarán en esplendor.

Norderney | Pixabay

4. Norderney: se puede considerar que esta isla está en constante cambio. Es un destino ideal para los amantes de los deportes acuáticos, así como para aquellos que desean disfrutar de días de sol y playa. Además, hay muchas rutas de senderismo y también de bicicleta, durante las cuales disfrutarás de los paisajes de dunas. Muchos de los turistas que llegan a ella desean disfrutar de alguno de sus tratamientos “wellness”, teniendo así unos días de descanso.

Pellworm | Pixabay

5. Pellworm: su carácter rural te enamorará, junto con la naturaleza pura que la hace tan especial. En ella no encontrarás apenas bullicio típico de cualquier isla del mediterráneo, por ejemplo, sino que podrás disfrutar de una tranquilidad perfecta. El agua limpio que encontrarás en sus playas te transmitirá una sensación indescriptible, como si estuvieras purificándote escuchando el sonido del mar.