BERGISEL SKI JUMP

BERGISEL SKI JUMP

El salto de esquí más innovador de los Alpes

El trampolín de saltos de Bergisel se ha convertido desde el momento de su inauguración en uno de los lugares más visitados de Tirol.

Innsbruck es conocida como la capital de los Alpes, y aunque es una ciudad pequeña, cuenta con una animada y vibrante vida cosmopolita, a tan solo diez minutos las montañas más altas de Europa.

Innsbruck es ideal para los que buscan un destino tranquilo, pequeño y cómodo, pero a la vez grande, ya que se abre a los pequeños y coquetos pueblos tiroleses de los alrededores y a las montañas.

Gracias al funicular que sale desde el centro de la ciudad, disfrutar de la vida al aire libre, de los deportes de invierno y de las actividades propias de la alta montaña, es parte del encanto en esta pequeña localidad de los Alpes.

Pero Innsbruck es y tiene mucho más.

Elevándose por encima de la ciudad, sobre una colina boscosa de Bergisel, el salto de esquí Bergisel es todo un espectáculo. Creado por la famosa arquitecto británico iraquí Zaha Hadid, este excepcional salto de esquí fue toda una sensación arquitectónica con su innovador diseño, y se ha convertido desde su inauguración en el símbolo de la ciudad.

Cada enero, el Salto Olímpico Bergisel Ski acoge la tercera competición del prestigioso Torneo Four Hills, pero este salto de esquí es mucho más que eso, es una atracción turística única que no te puedes perder si visitas la ciudad.

Un ascensor inclinado nos lleva a una altura de 250 metros sobre Innsbruck en tan solo dos minutos. Y una vez arriba, podemos acceder a una terraza panorámica, que ofrece impresionantes vistas panorámicas de 360º sobre las montañas del Tirol y de la ciudad a sus pies.

Si eres deportista tienes otra opción para llegar a la cima del edificio, subir los 455 peldaños que llevan hasta la torre del trampolín, y como recompensa, podrás descansar y tomar algo en el café y el restaurante.

El estadio de esquí Bergisel cuenta con 13 paneles informativos que documentan la historia del lugar y del salto de esquí. Cada verano, los mejores saltadores de esquí del mundo entrenan aquí. En una longitud de unos 90 metros y a una altura de casi 50 metros, este edificio, es una combinación de una torre y un puente, y forma parte de un proyecto de rehabilitación que sustituyó al antiguo salto de esquí de la ciudad.

Estructuralmente se divide en la torre de hormigón vertical y en una estructura verde espacial, que integra la rampa y el café. La plataforma base mide 16 por 20 metros y los tres pisos inferiores y superiores albergan equipos, almacenamiento y personal de oficinas técnicas.

Desde su inauguración se ha convertido en el punto de referencia futurista de Innsbruck.

Si además eres un amante de los deportes de invierno, el Bergisel ha visto dos Juegos Olímpicos de Invierno y es el escenario de innumerables competiciones internacionales que atraen a espectadores de todo el mundo.

La torre de salto de esquí es una de las atracciones turísticas más populares en Tirol, y abre todos los días desde las 9h de la mañana y hasta las 17h.

Si estás pensando en un destino para ponerte tus primeros esquís de la temporada, sin duda Innsbruck es uno de los mejores. Y no olvides reservar un día para disfrutar de este magnífico edificio, y de los saltadores de esquí.

El Bergisel y El estadio de salto de esquí están a pocos minutos del centro de la ciudad de Innsbruck y se puede llegar en coche, pie o transporte público.

Salto de esquí Bergisel

Marta Rivas | Madrid
| 24/06/2019

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.