Viajamos para conocer el mundo, para descubrir culturas diferentes a la nuestra, para conocer la historia de las distintas civilizaciones y también para conocer el mundo animal y natural en que vivimos, nos encanta fantasear con la sabana africana y ver a los elefantes, las cebras, las jirafas, los rinocerontes y los leones (por poner sólo algunos ejemplos) viviendo en libertad y nos atrae irremediablemente el mar no sólo por los secretos que esconde (es el hábital natural menos explorado) sino por los que ya hemos descubierto en él: los delfines y las ballenas.

Lo de hacer snorkel entre peces de colores está muy bien, es una actividad sugerente y divertidad, relajante incluso pero lo cierto es que no resuta tan espectacular como ver a las ballenas y a los delfines en su hábitat natural, algo que podrás hacer en Costa Rica, especialmente si visitas el país entre los días 6 y 8 o 15 y 16 de septiembre porque es entonces cuando se celebra el Festival de Ballenas y Delfines que llega este año a su edición número once; el Parque Nacional Marino Ballena es el lugar que acoge estas celebraciones.

La razón por la que se celebra este festival en estas fechas de septiembre y no en cualquier otro momento del año es que es ahora, a principios de septiembre, cuando las ballenas jorobadas, la especie más común en esta zona del país, llegan a sus aguas y es seguro que podrán ser vistas en el Parque Nacional Marino Ballena, el primer parque de Costa Rica creado con el objetivo de preservar el ecosistema marino y terrestre que se ha convertido en un santuario para las ballenas jorobadas hasta el punto de que es aquí y en esta época del año, donde acuden en su momento más vulnerable, el de la reproducción.

Además de ballenas podrás ver diferentes especies de delfines y tortugas y, aunque las ballenas procedentes del hemisferio sur visitan estas aguas entre julio y octubre, es en septiembre cuando su población es mayor y cuando será más fácil que veas no sólo grandes cetáceos de unos 18 metros de largo sino también a sus 'pequeñas' crías, que pesan entre una y dos toneladas al nacer y miden hasta 4 o 5 metros.

Además, volviendo al snorkel al que hacíamos alusión al princpio de esta noticia, hay una actividad que no debes dejar de practicar: snorkel sí, porque aquí es diferente, aquí es una experiencia única no sólo por lo que ves sino por lo que oyes, podrás oír el canto de las ballenas mientras observas el fondo del mar porque ese impactante sonido se puede escuchas a una distancia de 2 kilómetros de los cetáceos.

Más información en Festival de ballenas y delfines y Visit Costa Rica