Viajestic » Escapadas

Descubre Zamora

Zamora en 48 horas

Zamora es una ciudad bañada por el río Duero, que conserva el encanto de una ciudad medieval, y goza de una gastronomía privilegiada. Es un destino ideal para hacer una escapada de fin de semana.

Zamora

Pixabay Zamora

Publicidad

El casco antiguo de la ciudad de Zamora tiene la calificación de conjunto histórico-artístico desde 1973, pues las edificaciones de dentro de la muralla son un vestigio de la ciudad en la Edad Media. En aquella época esta urbe era conocida como “la bien cercada”, debido a sus murallas y a los puentes que nos permiten acceder a ella.

De esa misma época data la Catedral de estilo románico, así como las numerosas iglesias que además de constituir una muestra de arte en sí mismas, dan cobijo a las imágenes que salen en procesión durante la Semana Santa.

Catedral de Zamora | Pixabay

En Zamora no solo hay representaciones artísticas de épocas pasadas, sino que también cuenta con una importante cantidad de grafitis, murales y “Street art” que se reparten por toda la ciudad y que podremos descubrir gracias a una aplicación para nuestros smartphones, gratuita y facilitada por el Ayuntamiento.

Continuando con esta iniciativa da aplicar los avances digitales al turismo, están el museo Baltasar Lobo de Escultura, o la Ruta Coomonte, que nos permiten descubrir su evolución desde la imaginería barroca hasta la actualidad.

Zamora | Imagen de Zarateman en Wikipedia, dominio público

Para hacer noche en Zamora, cualquier alojamiento ubicado en el casco histórico de la ciudad es un acierto seguro. Pues lo último que veamos antes de dormir, y lo primero al levantarnos será el entorno medieval. Parecerá que hemos viajado en el tiempo.

Tras disfrutar del patrimonio histórico y artístico de la ciudad, es recomendable tomarse un descanso y disfrutar de su maravillosa gastronomía. Además, al ser una ciudad bañada por el Duero y próxima a Toro, nuestra escapada en Zamora será una oportunidad ideal para degustar cualquiera de sus vinos. Con ellos podemos maridar platos de bacalao a la tranca o el arroz a la zamorana. A modo de colofón a estos manjares podemos degustar postres locales como la aceitada, o el bollo coscorón.

Ayuntamiento Viejo | Imagen de Outisnn en Wikipedia, licencia: Creative Commons Genérica de Atribución/Compartir-Igual 3.0

Como en todas las ciudades, hay barrios conocidos por su amplia oferta gastronómica. En esta urbe bañada por el Duero, las zonas en las que mejor comeremos son Lobos; cerca de la Plaza del Maestro; los alrededores de la Plaza Mayor; o la calle de los Herreros, en las cercanías del ayuntamiento viejo.

Esta escapada a Zamora nos permitirá descubrir una ciudad que tiene mucho por conocer, de una belleza única, y con una gran variedad de vinos y gastronomía.

Publicidad