Uno de los secretos mejor guardados de la monumental Córdoba es un palacio del siglo XVI que no figura en las guías culturales y, sin embargo, está declarado bien de interés cultural en la categoría Monumento. Si fuera una película, seguramente tendría varios premios Óscar a su comodidad, elegancia, discreción y categoría ya que este palacio es el primer hotel 5 estrellas de toda la provincia. Dado el legado histórico que el Hospes Palacio de Bailio guarda en su interior, el hotel es una clara apuesta por la conciliación entre cultura y arte con el descanso y la gastronomía. Pero lo que se pretende sobretodo es contribuir al bienestar del viajero. Para ello, el complejo cuenta con numerosos patios de naranjos, un solarium,, piscina exterior e interior y un hermoso jardín de flores. Pero la auténtica joya del palacio es el Spa Bodyna, que cuenta con un amplio catálogo de tratamientos exclusivos y con acceso a una termas romanas únicas en la ciudad. Las habitaciones destacan por la decoración interior donde encontramos cabeceros de terciopelo, sábanas de algodón egipcio, estucos pintados a mano, suelos de madera o pinturas originales del siglo XVIII en tres de las suites. Lo más apreciado de todas es la luz natural y la calidez que provoca en el interior. Y todavía hay más por conocer. Por medio de un ascensor privado se accede a la estancia más espectacular: la Grand Suite Loft, con 14 ventanales que brindan una magnífica vista panorámica de la ciudad y sus alrededores. Otro de los atractivos del Bailio son los vestigios romanos que alberga. Sobre el patio donde se sirve el desayuno se encuentran unas ruinas romanas protegidas por un cristal de modo que se pueda caminar por encima mientras se contempla lo que hay abajo. La oferta gastronómica que ofrece es parte del encanto del hotel ya que ha sabido combinar la cocina española con la árabe en el restaurante Arbequina. Además, durante los meses de verano se convierte en perfecto anfitrión de los mejores conciertos de guitarra española de la mano de Alberto Lucena, Premio Nacional de Arte Flamenco. Quien quiera recrearse en otros tiempos y volver a la época del califato que sepa que en pleno centro cordobés le espera un Palacio donde brota esplendor y luz por sus cuatro costados.