España

España

Vivir como un auténtico vaqueiro asturiano

Auténticas brañas, cabañas de piedra, para disfrutar de la aventura y el turismo activo en el Valle de Lago en Somiedo

¿Te apetece conocer cómo vivían los somedanos y los vaqueiros hasta las primeras décadas del siglo pasado? ¿Sentir con intensidad la conexión con la naturaleza en las montañas aturianas? Pues en familia o con amigos, este alojamiento rural en Somiedo es un lugar perfecto para disfrutar de la tranquilidad y la paz del Valle de Lago. En un entorno natural excepcional y en un alojamiento único, un conjunto de cabañas que recrean las típicas brañas de Somiedo y que son el mejor ejemplo de la riqueza etnográfica somedana. Desde las casas de teito hay un montón de actividades e itinerarios que se pueden realizar, o bien andando con rutas de 1 a 7 horas, o en btt, o en excursiones guiadas. Escalada en roca con 22 vías abiertas de diversas dificultad a 200 metros, recolección de setas, rutas caballo para niños, jóvenes y adultos, principiantes o expertos desde 2 horas, avistamiento de flora, fauna, o aves y paseos culturales, educativos y de sensibilización con el medio ambiente. Actividades ideales para toda la familia. Las seis cabañas de teito disponen de área de juegos infantiles, barbacoa y zona de juegos como fútbol, petanca o mini-golf. A 1 hora de la playa y 90 minutos de Oviedo. Un destino especial para disfrutar todo el año, pero especialmente bello en otoño. Y aunque vamos a vivir como los antiguos somedanos o vaqueiros, en cabañas de piedra, no nos van a faltar todas las comodidades de la vida moderna. En las cabañas hay ropa de cama, lencería de baño, calefacción, TV, vitrocerámica, nevera, microondas, menaje de cocina y productos de acogida. Además nos ofrecen desayunos, comidas y cenas caseras previa reserva. Somiedo, en Asturias, es un lugar que conserva todo su encanto, un Parque Natural que es uno de los últimos reductos donde la naturaleza es pura. Sus paisajes, su fauna y flora, pero también su gastronomía, hacen de este rincón un lugar privilegiado. Aquí encontramos la mayor población de oso pardo de la península, una especie que es un auténtico medidor biológico que indica el estado de conservación de la zona. Bosques, ríos y lagos de excepcional belleza salpican estas altas cumbres que son Reserva de la Biosfera. Naturaleza en estado puro y tradición con sus vaqueiros de alzada, sus brañas y sus cabañas de teito. Y una cosa más no dejes de disfrutar de un buen pote de berzas, la carne roxa, o el arroz con leche. Una escapada al norte para toda la familia. Y una cosa más, admiten mascotas.  

Viajestic | Viajestic
| 28/02/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.