Los gatos se han convertido en uno de los animales más queridos por la sociedad. Aunque también están aquellos que no terminan de encontrarle el atractivo a su compañía. Pero lo que es indudable es que una vez que caes en sus redes, no hay vuelta atrás.

Esto es algo que ha ocurrido con todos los visitantes de La Gatoteca, una cafetería de Madrid que abrió sus puertas en octubre de 2013 con el objetivo de dar visibilidad a los gatos sin hogar. Sí, lo que lees. Un lugar en el que tomar un café rodeado/a de gatos es una realidad.

Pero tranquilo/a. No estás obligado/a a adoptar a ninguno de estos felinos. Si ésta no es tu misión, puedes visitarlo y disfrutar de su compañía, jugar con ellos, acariciarlos o simplemente observarlos.

Tal y como explica en su página web, La Gatoteca, ubicada en Calle de Argumosa, 28, permite el acceso a cualquier persona de cualquier edad y condición. Cuenta con una tarifa general para sus visitantes y otra especial para los niños de hasta 12 años (incluido), pensionistas o discapacitados. Vamos, que no hay excusas para hacerles una visita.

Gato | Foto cortesía de La Gatoteca

Y tú te estarás preguntando: ¿Cuánto hay que pagar para entrar? Pues este establecimiento público, gestionado por la asociación sin ánimo de lucro ABRIGA, cuenta con diversas tarifas dependiendo del tiempo que decidas permanecer en el local. Es decir, no tendrás que pagar por la bebida.

Sus tarifas orientativas son: 30min – 4€; 60 min – 6€; a partir de los 60min – 0,1€/min; estancia mínima 10 min – 2€. Sus descuentos son los siguientes: hasta dos años, gratuito; de 2 a 12 años (incluido) – 3€; pensionistas y discapacitados – 50% dto.

En cuanto al horario, los lunes cierra por la mañana y abre de 17:00 a 20:30 horas; de martes a jueves, de 11 a 21:30 horas; de viernes a domingo, de 11 a 21:30 horas.

Piénsalo. Gatos, café, lectura y mucho cariño. ¡No hay quién se resista al plan! Porque sí, aunque pagues solo por el tiempo que decidas permanecer en el establecimiento, también puedes hacerte con tu bebida favorita en la zona de autoservicio de la que disponen en su interior. La primera consumición siempre es una invitación de La Gatoteca. El resto de bebidas se pagan a modo de donativo.

Así que ya lo sabes. Marca la fecha en tu calendario, reserva en el local y rodéate de gatitos que buscan un hogar en el que refugiarse. Aunque hemos de admitir que cariño no les falta. ¡Miau!