Salamanca es una ciudad con mucha historia, repleta de lugares atractivos que consiguen atrapar a quienes los visitan. Quien viaja a Salamanca, quiere volver. Sobre todo si se quedan fuera del itinerario rincones bonitos de la ciudad. Y eso ocurre si solamente se dispone de 24h para recorrerla. Eso sí, un día es suficiente para visitar los lugares de mayor interés.

Por ejemplo, se puede empezar la ruta por la conocida Plaza Mayor de Salamanca. Puede que nunca hayas estado allí, pero es probable que en alguna ocasión hayas escuchado hablar de ella o la hayas visto en alguna imagen o en la televisión. Es algo así como el corazón de la ciudad, el lugar con más vida de Salamanca.

Salamanca | Pixabay

Desde aquí, después de analizar y admirar todos sus rincones, puedes dirigirte a la Clerecía y a la Casa de las Conchas. Esta última es histórica, un palacio urbano de estilo gótico del que se cuentan muchas leyendas de amor. No puedes irte de la ciudad sin verla.

Los siguientes puntos importantes de la ciudad son la Universidad y las catedrales, tanto la vieja como la nueva. Ambas forman el Patio Chico, dando lugar a uno de los rincones de mayor belleza de la ciudad. Además, frente a la segunda está la Facultad de Filología que es en realidad el Palacio de Anaya, otro de los lugares de interés de Salamanca.

Plaza de Anaya | Pixabay

A muy poca distancia podrás ver el Huerto de Calixto y Melibea. Dicen que nunca conocerás bien la ciudad si no paseas por ese jardín tan especial desde el que puedes ver la muralla y el río.

Para terminar la ruta de 24h por esta ciudad te recomiendo acercarte al río que acabamos de nombrar, el Tormes, y cruzar su antiguo puente romano. Aquí encontrarás una de las estampas más conocidas de Salamanca... aunque encontrarás muchas otras igual de bellas si dedicas un tiempo a perderte por sus rincones.