Vila Velha de Ródão es una de las localidades portuguesas que pertenecen a la Beira Baixa. Se trata de un enclave verdaderamente mágico, a orillas del río Tajo. Allí podemos disfrutar del Castillo del Rey Wamba pero, a su vez, de unas espectaculares vistas en las mismas puertas de Ródão. ¡Te enamorarás como nunca de la Naturaleza!

Ahora bien, en ambas orillas, hace millones de años se realizaron una serie de pinturas rupestres. Los habitantes de aquella época decidían hacer una serie de dibujos en las piedras. Muchas de ellas era para combatir el aburrimiento, pero otras tantas tenían un carácter de lo más religioso. Algo que podría impactar.

Debemos recordar el sitio exacto donde se encuentra: A orillas del río Tajo. Con lo cual, en ciertas épocas del año, hay crecidas. De esta manera, esas pinturas rupestres quedarían completamente sumergidas. Los habitantes creían que esa subida del río era algo místico o religioso, por lo que ellos querían hacer una ofrenda: Sus pinturas.

Pinturas rupestres | Laura Hernández

Y, por ende, hacían peticiones a lo más sagrado. Lejos de que todo quede ahí, Vila Velha de Ródão no solamente ha podido descubrir este tipo de pinturas rupestres, sino también fósiles tales como trilobites. Por ese mismo motivo, no han dudado en hacer un museo para recoger gran parte de los objetos obtenidos a orillas del Río Tajo.

Eso sí, hay muchas pinturas rupestres que han quedado sumergidas en el agua. Se hicieron unas cuantas obras para agrandar el cauce del río, para que así hubiera muchísimo más volumen. Así pues, de manera inevitable, muchas pinturas continúan aún sumergidas. Se han podido recuperar muchas, pero otras tantas están bajo el agua.

Vila Velha de Ródão | Laura Hernández

Lo que es un hecho es que la historia que esconde Vila Velha de Ródão es sencillamente mágica. Estas pinturas rupestres no solamente las podrás descubrir en el centro de interpretación ubicado en la ciudad, sino también en la misma orilla del río Tajo. Allí están presentes y puedes observarlas de primera mano, como si viajaras millones de años al pasado.