El alcalde de Vigo, Abel Caballero, quiere volver a convertir la ciudad de Vigo en todo un escenario navideño. Ya lo vimos el año pasado cuando lleno de preciosas luces la ciudad, pero cada año intenta superarse para que la ciudad se convierta en uno de los mejores destinos para pasar esa bonita época. Y tú, ¿te imaginas cómo sería una ciudad navideña de ensueño?

Pues bien, este año Vigo contará con varias y sorprendentes novedades. Para que los vigueses no tengan que estar pendientes de cuándo se encenderán las luces, se ha instalado un reloj en la Pota do Sol que lleva la cuenta atrás del tiempo que falta para que estas comiencen a funcionar: será el 23 de noviembre a las 20:30. Según sus palabras, este va a ser el alumbrado más importante que hubo nunca en ninguna ciudad. Si el año pasado ya hubo una grandísima cantidad de luces led, este año serán un millón más para llegar así a la cifra de los diez millones y alumbrar un total de 334 calles.

Otro de los deseos del alcalde es hacer el árbol de Navidad más alto que el año pasado, así como un nuevo mercadillo que contará con 58 puestos de alimentación, artesanía u hostelería, para potenciar también el pequeño comercio de la ciudad. Sin embargo, lo que va a hacer a este mercadillo aún más especial son las 50 bombas de nieve que serán instaladas en las inmediaciones del mercadillo para que aparezca nieve cada hora.

Y esto no acaba aquí ya que la gran novedad de este año es otra. Se instalará una gran noria panorámica de 55 metros de diámetro muy cerca de la Alameda y contará con diferentes iluminaciones gracias a todas las luces que la conforman. Su capacidad será de 240 personas que podrán disfrutar en cualquiera de sus 48 cabinas que la componen.