Con el día del padre a la vista, se anticipan regalos y toca pensarlos; no es asunto de fácil solución porque ya hemos pasado navidades, cumpleaños, santos, aniversarios y otras fiestas de guardar que acaban del mismo modo: en fiesta, baile y regalo. Claro que este año puedes decidir acertar, puedes decidir olvidarte de papeles de reagalo y tickets de cambio, de pequeños objetos que acaban arrinconados en cualquier lugar y de cualquier modo, puedes decidir que un viaje en familia es el mejor modo de disfrutar el día del padre. Y, una vez decidido que el regalo es un viaje, llegamos a la siguiente cuestión ¿dónde vamos? ahí podemos ayudarte nosotros: vamos donde quieras, donde te pida el cuerpo y la ilusión y, sobre todo, donde el papá sea el rey porque, al fin y al cabo, celebramos su día: tenemos opciones para todos los gustos; para los amantes de la buena mesa regada con mejor caldo, para los aventureros que guardan todavía mucho de su yo de niños entre sus ilusiones, para los más deportistas, también para los amantes de descubrir la historia entre los vestigios de otros tiempos y e incluso para los más estresados... Enoturismo en la Ribera del Duero, tierra de vinos por excelencia; tiempo de esquí en Andorra; divesión al límite en Port Aventura; un spa de lujo para que el agua te calme; o una lección de historia escrita en piedra y en Córdoba. ¿Dónde llevamos a papá?