PINTURAS RUPESTRES EN LOS CAÑONES DE LA SIERRA DE GUARA

PINTURAS RUPESTRES EN LOS CAÑONES DE LA SIERRA DE GUARA

Viaje a los orígenes de la Humanidad

Un extraordinario conjunto de pinturas rupestres nos espera en la Sierra de Guara. Entre sus cañones, un importante legado que nos permite acercanos a la vida en la Edad del Bronce y el Neolítico.

¿Quieres viajar a los orígenes de la Humanidad? El río Vero, a su paso por la Sierra de Guara, en la provincia de Huesca, esconde más de sesenta abrigos descubiertos con pinturas rupestres. Hoy la propuesta desde Aragón es una escapada en la que puedes disfrutar de la historia y de la naturaleza en un viaje inolvidable.

En esta área, en el entorno del río Vero, hay un extraordinario conjunto de más de 60 abrigos con pinturas rupestres. Oquedades abiertas en profundos cañones elegidas para dejar en sus paredes un importante legado, el de las sociedades prehistóricas. Aquí ha quedado para la posteridad su creatividad, su universo y sus creencias, en forma de enigmáticas representaciones de animales, seres humanos y signos.

Este es un gran santuario rupestre que se supone que tuvo un significado mágico para los grupos de cazadores del Paleolítico, que lo habitaron hace más de 22.000 años, y también para las comunidades del Neolítico y de la Edad del Bronce. Adentrarse en los covachos pintados del río Vero es realizar un viaje fascinante al museo del arte de la Prehistoria. Un legado excepcional imprescindible, donde pueden admirarse los tres estilos clásicos del arte rupestre europeo: el Paleolítico, el Levantino y el Esquemático. Y entre todos estos abrigos destaca la Cueva de la Fuente del Trucho, que es además es la única cueva aragonesa con pinturas rupestres paleolíticas.

En un paraje espectacular, desde el que se dominan las gargantas del río Vero y la Choca, se encuentran los acantilados y oquedades del Tozal de Mallata. Desde el Mirador del Vero y atravesando el barranco de Portiacha, se accede por un itinerario señalizado de 20 minutos de duración al que hay que sumar una hora y media de visita a los abrigos si vas con guías. Las pinturas rupestres de estos covachos son de la época Neolítica y de la Edad del Bronce. En abrigos elevados y de difícil acceso pintaron figuras humanas, animales, signos y enigmáticas formas geométricas. Aquí se pueden ver grupos de figuras humanas, algunas asidas de la mano, escenas de domesticación, cérvidos, antropomorfos, signos y formas geométricas de estilo esquemático.

En los abrigos de Barfaluy, en lo alto de los acantilados del barranco de la Choca, afluente del río Vero, se concentra el mayor número de manifestaciones rupestres de todo el cañón.

Alquézar es el punto de partida de un sendero de gran interés natural y cultural. Con impresionantes vistas del cañón del río Vero, el Pirineo y los somontanos, aquí descubrirás pinturas rupestres de dos periodos y estilos muy diferentes: el Arte Levantino y el Arte Esquemático.

Quizans es el primero de los abrigos visitables. Es una cavidad orientada al mediodía, y rodeada por los muros de un antiguo corral, con un conjunto de Arte Esquemático en rojo. Aquí destaca la figura de un ciervo y un pequeño cáprido. También hay  trazos, digitaciones y manchas. Siguiendo el itinerario señalizado, y después de descender por el lecho de un barranco afluente del río Vero, llegamos al abrigo de Chimiachas con una única figura pintada en rojo, un ciervo de estilo Levantino, que data de entre el  6.000 y el 4.000 a.C. Esta figura es impactante y uno de los ejemplos más bellos del Arte Levantino aragonés.

De la localidad de Asque parte el itinerario que nos lleva hasta al abrigo de Regacéns. Hay una hora de camino hasta la cavidad en las que observaremos diversas figuras de estilos diferentes: el Levantino y el Esquemático. La mayoría se pintaron en rojo, aunque también las hay en negro.

En 1998, la UNESCO declaró a este conjunto de abrigos Patrimonio Mundial de la Humanidad, dentro de la declaración del arte rupestre del arco Mediterráneo, lo que ha supuesto un empuje fundamental en la creación de lo que es hoy el Parque Cultural del Río Vero. Y a partir del mes de marzo de este año se podrán visitar todos los fines de semana, Semana Santa y festivos hasta el verano, momento en el que comenzarán a realizarse visitas diarias.

Si no puedes esperar, a pesar de que durante los meses de enero y febrero se suspende el servicio de visitas guiadas al Arte Rupestre del río Vero, puedes concertar una visita con un mínimo de 5 días de antelación.

Más información:
Los teléfonos para la reserva son: Oficina de Turismo de Alquézar - 974 318 940, Oficina de Turismo de Barbastro - 974 305 350 y Centro del Arte Rupestre - 974 318 185. 
Parque Cultural del Río Vero

Marta Rivas | @rivascmarta | Madrid
| 12/01/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.