Viajestic » Escapadas

HUELVA

La verdadera (y curiosa) razón por el que el Río Tinto es rojo

Es el momento de conocer, de primera mano y de manera exhaustiva, la curiosa razón por la que el Río Tinto es rojo. ¡Te sorprenderá!

Río Tinto

Imagen de LBM1948 en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0 Río Tinto

Publicidad

No es ningún secreto que el mundo de los ríos es verdaderamente apasionante. En España no contamos con corrientes de agua de lo más caudalosas, pero sí que tenemos ríos que son absolutamente únicos en muchísimos aspectos. Un claro ejemplo lo encontramos en el río Tinto, ubicado en la provincia de Huelva.

Este río nace en la sierra de Padre Caro, en Nerva, hasta la ría de Huelva. En ese preciso lugar se funde con el río Odiel, tras recorrer nada más y nada menos que casi cien kilómetros. Ahora bien, ¿por qué el río Tinto es único? Porque sus aguas son muy características: Son rojas. ¡Por ese mismo motivo es famoso!

Existen un gran número de leyendas sobre el verdadero origen del color de las aguas del río Tinto, la verdad es que existe un motivo científico. Este curioso color rojizo tiene su origen en un proceso que tiene un nombre muy concreto: Meteorización de minerales. Estos minerales tienen sulfuros de metales pesados encontrados en los yacimientos a lo largo del río.

Además, estos yacimientos son depósitos hidrotermales que, en gran medida, están compuestos en gran medida por rocas de pirita, así como calcopirita. Este proceso de meteorización se produce por algo muy concreto: La oxidación microbiológica de estos minerales, causada por diversas bacterias. Estas oxidan los iones sulfuro y ferroso a algo diferente: iones sulfato y férrico.

Río Tinto
Río Tinto | Imagen de LBM1948 en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 4.0

Estos liberan protones que acidifican las aguas y, de esta manera, lixiviando un gran número de metales pesados como cationes en el agua. Gracias a este flujo de ácido sulfúrico con el que cuenta el agua de este río, cabe destacar que tiene un carácter verdaderamente ácido. Es un proceso que se conoce como Drenaje Ácido de Minas.

A pesar de su alto contenido en metales pesados y su acidez, las aguas del río Tinto tienen oxígeno por lo que permiten la vida de nada más y nada menos que organismos fotosintéticos. Además, en el entorno de este río encontramos, desde hace años, una intensa actividad minera desde hace miles de años. Empezó por los íberos, y continuó con fenicios, romanos y musulmanes.

En el siglo XIX, la explotación minera llegó a realizarse a gran escala, llevada a cabo por diversas empresas en Reino Unido. Lo que es un hecho es que el río Tinto tiene unas condiciones tan sumamente extremas y peculiares que la NASA decidió escogerlo como hábitat a estudiar para tratar de encontrar alguna similitud con el ambiente que podríamos encontrar en el planeta Marte.

Publicidad