La UNESCO reconoce con su distinción a aquellas ciudades que aglutinan historia en sus piedras, en tanto como conservan de su pasado para contarlo y mostrarlo hoy, mañana y siempre. En España contamos con trece ciudades que pueden decir con orgullo ser Patrimonio de la Humanidad según la Unesco y una de esas trece joyas es Segovia. Un lugar tan imperdible como visitas obligadas son sus 12 compañeras de distinción: Cáceres, Santiago de Compostela, Mérida, Alcalá de Henares, Toledo, Córdoba, Ývila, Cuenca, Ibiza, Tarragona, San Cristobal de la Laguna y Salamanca.

Son muchos los motivos y razones que llevaron a la Unesco a designar Segovia como ciudad Patrimonio de la Humanidad y todos se basan en los vivos restos de su historia que atesora: su judería y su casco antiguo poblado de pequeñas tiendas y restaurantes en los que degustar el tradicional y delicioso cochinillo segoviano, entre otras muchas delicias de la tierra, eran y son sin duda buenas razones pero había más; y nosotros hoy nos quedamos con tres a degustar con calma y tiempo, tres a las que dedicar, al menos, un día: una obra de ingeniería –el Acueducto-, una construcción religiosa -la Catedral- y una residencia de reyes y reinas -el Alcazar-.

Paseémoslos paso a paso, degustándolos como merecen.