Viajestic » Escapadas

14 DE FEBRERO

Todavía estás a tiempo de escaparte a alguno de los lugares más románticos de España para celebrar San Valentín

No hace falta irse muy lejos para visitar alguno de los lugares a los que su fama los precede por razones románticas.

Todavía estás a tiempo de escaparte a alguno de los lugares más románticos de España para celebrar San Valentín

Pixabay Todavía estás a tiempo de escaparte a alguno de los lugares más románticos de España para celebrar San Valentín

Publicidad

Las razones por la que un lugar se hace con la fama de romántico son muy diversas: el Empire State Building se hizo con tal fama a cuenta de una película (Tú y Yo) y sus versiones posteriores (Algo para Recordad), Verona a cuenta del drama de Shakespeare protagonizado por Romeo y Julieta e Ibiza por el encanto de sus puestas de sol; ¿buscas una escapada de última hora o un viaje de un día para poner un toque de romanticismo ahora que estamos a las puertas de celebrar San Valentín, día de los enamorados? Si es así, atento a los lugares que te recomendamos a continuación porque no tienen nada que envidiar a los clásicos del romanticismo que poníamos como ejemplo.

Todavía estás a tiempo de escaparte a alguno de los lugares más románticos de España para celebrar San Valentín
Todavía estás a tiempo de escaparte a alguno de los lugares más románticos de España para celebrar San Valentín | Imagen de Jiuguang Wang en Wikipedia y Flickr, licencia: CC BY-SA 2.0

El Templo de Debod, en Madrid

Empezamos con una de las vistas más bonitas que se pueden disfrutar en España: atardecer en el Templo de Debod, en Madrid. Este templo egipcio fue donado por el gobierno de aquel país por haber colaborado en la construcción de la presa de Asuán, fue trasladado piedra a piedra y es a día de hoy, especialmente al atardecer, una de las imágenes más bellas de Madrid.

Ibiza
Ibiza | Pixabay

Ibiza

Si hablamos de atardeceros bellos es de justicia hablar de Ibiza: Cala Benirrás o Cala Conta y por supuesto el Parque Natural Ses Salines nos regalan algunos de esos atardeceres inolvidables... y terriblemente románticos, claro.

Los Amantes de Teruel
Los Amantes de Teruel | Imagen de FRANDIS RAHER en Wikipedia, licencia: CC BY 2.0

El Mausoleo de los Amantes de Teruel

No se puede hablar de lugares románticos y no hablar de Teruel, allí están enterrados Los Amantes de Teruel: lo suyo más que un romance fue un drama, un drama romántico al más puro estilo de Romeo y Julieta: un amor imposible, el de una mujer de buena posición cuya familia sufría ciertos apuros económicos propios de la aristocracia con un hombre pobre; él le pide tiempo, cinco años, para hacer fortuna, ella se lo concede pero eso apuros económicos de su familia aprietan y antes de que se cumpla el plazo se casa con otro. El mismo día de la boda su amado llega a Teruel y muere de amor a sus pies cuando ella le niega un beso; al día siguiente, tras el entierro del amante muerto, ella se presenta junto a su tumba y le da el beso que le negara al día siguiente… y en ese momento es ella la que cae muerta. Esta es la leyenda de Isabel Segura y Diego Marcilla que tienen su propio mausoleo en Teruel e incluso una estatua que los recuerda antes que que ocuparan sus tumbas.

Alameda de Santiago
Alameda de Santiago | Imagen cortesía de Turismo de Galicia

La Alameda de Santiago

El romanticismo de esta alameda lo ponen las camelias, una de las pocas flores que florecen en invierno y que son, además, muy típicas en Galicia; claro que si a las camelias en flor le unimos la belleza de este parque y sus magníficas vistas de la imponente Catedral de Santiago... ¿cómo negarle su romanticismo? (un romanticismo sin drama, como el de las puestas de sol de Ibiza a las que acabamos de hacer referencia).

La Alhambras desde el Mirador de San Nicolás
La Alhambras desde el Mirador de San Nicolás | Imagen de Slauger en Wikipedia, licencia: CC BY-SA 3.0

Mirador de San Nicolas

Y si hablamos de vistas de grandes obras arquitectónicas tenemos que hablar también de las vistas que desde el Mirador de San Nicolás se disfrutan de La Alahambra, muy especialmente al atardecer. Además, una vez caída la tarde, un paseo por las estrechas calles del Albaicín (barrio en el que está el Mirador de San Nicolás) no hará sino añadir un toque romántico más a esta experiencia granadina.

Publicidad