La Sierra de Guadarrama, hoy Parque Nacional, es un soplo de naturaleza e historia a las puertas de Madrid que toma también terreno segoviano. Este Parque Nacional admite rutas por su red de caminos y senderos -entre los que descubrirás también la cañada real, camino de rebaños trashumantes siglos atrás-, ofrece nieve en invierno y campo en primavera; cursos de agua, lagunas naturales, pinos, robles, enebros y encinas, entre otras variedades, pueblan la sierra para dar así cobijo a una flora muy variada, entre la que encontrarás desde una variedad de flor de azafrán hasta alguna planta carnívora. Estamos en un parque natual de alta montaña -su cota más alta la marcan los 2,428 m de Peñalara- que en invierno se hiela y florece en primavera. Son muchos los rincones que puedes visitar en el Parque Nacional de Guadarrama tanto en su vertiente madrileña -la más grande de las dos- como en la segoviana; son muchas también las rutas que puedes elegir para echarte un domingo a caminar -cuidando al detalle tu equipamiento en función de la dificultad y características de la ruta elegida- y son también bastantes los hoteles y caras rurales en los que puedes hacer día y noche para dejar atrás los quehaceres de cada día por un fin de semana de tranquilidad y abrazo de la naturaleza. La Cabrera, la Pedriza, el nacimiento del río Lozoya, Navacerrada, la Morcuera, Siete Picos o la laguna de Peñalara son algos de los lugares de interés en este Parque Nacional; hoy, desde Viajestic, te proponemos un rincón del parque que estamos seguros te encantará: es Rascafría, un pueblo de origen medieval en el Valle del Lozoya, un lugar que admite turismo natural -las rutas marcadas pueden hacerse incluso en bicicleta- y turismo cultural poque en Rascafría podrás visitar, acompañado por alguno de los monjes que lo habitan hoy, el Monasterio de El Paular que fue el primer monasterio que se instaló en Castilla. Y, tanto si vienes de lejos como si llegas de cerca, nuestra recomendación es que hagas noche en un Sheraton sin salir de Rascafría porque el Sheraton Santa María de El Paular bien vale una estancia. Hecho a imagen y semejanza de la naturaleza y la historia que lo rodean, este hotel de decoración castellana, cocina tradicional y piscina para el buen tiempo ofrece un servicio de cuatro estrellas que hará inolvidable tu estancia en la Sierra de Madrid. 44 habitaciones, dos restaurantes y dos bares -uno de ellos junto a la piscina- se disponen a acogerte antes y después de tus rutas por la sierra, tan solo falta que tú digas cuando...