Viajestic » Escapadas

Saltos de agua

Salto del Pez del Valle de Arán: Una de las cascadas más espectaculares de España

Salto del Pez del Valle de Arán es una de las cascadas más bonitas de nuestro país, pero también de Europa. ¿Quieres saber todos los detalles?

Salto del Pez

Pixabay Salto del Pez

Publicidad

El Salto del Pez (o Saut deth Pish) es una preciosa cascada ubicada en pleno Valle de Arán, es decir, en un entorno natural de ensueño en Los Pirineos, justo en la provincia de Lleida. En este mismo lugar se puede apreciar y contemplar una de las caídas de agua más espectaculares no solamente de España, sino también del mundo.

Este salto de agua tiene, en realidad, un par de cascadas. La primera de ellas cuenta con unos 15 y 20 metros de altura. Sin duda, ¡es la más espectacular! La segunda en cuestión es algo menor, ya que tan solo cuenta con 5 metros de altura. Por lo tanto, si sumamos estos dos saltos de agua, la caída total del Salto del Pez es de poco más de 25 metros de altura, aproximadamente.

Otro dato a tener en cuenta es que las aguas de estas cascadas son meramente subterráneas, ya que provienen principalmente del lago Long de Liat situado algo más al norte. A través de un curso cárstico, esas aguas salen a la superficie en la conocida fuente de Era Pila, ubicado en el espectacular barranco de Siesso.

Salto del Pez | Pikist

Si quieres ir hasta este prestigioso y privilegiado lugar, es muy fácil. De hecho, podrás adentrarte en una aventura natural absolutamente perfecta, sobre todo si decides realizarla en familia con niños o, inclusos, personas mayores. Una oportunidad única para poder disfrutar de un lugar único en el mundo. ¡Todo un planazo!

Por si fuera poco, puedes realizar una sencilla, pequeña y preciosa ruta a pie. Parte desde Plan des Artiguetes y, en tan solo unos cuantos minutos, podrás llegar hasta el Salto del Pez. Después, podrás continuar con tu paseo por la zona, donde disfrutarás de un paisaje natural de ensueño. Destacan tanto el lago de Varradós, como el bosque Siesso.

Ahora bien, ¿cuál es la mejor época de visitar este privilegiado lugar? Sin duda, a finales de primavera. Los duros meses de frío quedan atrás, y dan paso al verano. La visita perfecta puede llegar a extenderse hasta el otoño, ya que todavía hay una temperatura de lo más agradable.

Publicidad